Por Camilo Morales
13 enero, 2021

Para su dueña, Lottie Cooper, este nuevo color se ajusta a la personalidad del can, que para ella es un perro payaso, porque “le encanta hacer reír a la gente, así que fue perfecto que se convirtiera en un arándano”.

Hay veces en que algunos cuidados con nuestras mascotas no funcionan y terminan en situaciones inesperadas. Ese es el caso de Lottie Cooper, la dueña del perrito Gizmo, quien tras un baño de rutina para quitarle la suciedad, su pelaje terminó de color morado. 

En The Dodo, Lottie explicó que debido a su trabajo de paseadora de perros Gizmo la acompaña durante su jornada, por lo que “pasamos mucho tiempo en la playa y en aventuras, lo que significa que el pequeño cuya tez natural es blanca se vuelve muchos tonos de marrón“.

Lottie Cooper

Es por eso que tras un arduo día de trabajo Lottie compró un shampoo “anti-amarillo“, para probarlo en su perrito y ver si es que este surtía efecto y volvía su pelaje pulcro. Pero inesperadamente, luego de haber aplicado el producto y haber secado a Gizmo, éste tenía un color morado en su pelo. Ante esto, Lottie dijo haberse sentido “culpable” por haberle provocado eso al pelaje de su perrito, quien ni siquiera estaba enterado. 

Lottie Cooper

En este caso, los matizadores de cabello traen pigmentos púrpura para poder contrarrestar los amarillos. Pero Gizmo, al tener pelaje blanco, éste se tiñó, provocando ese color en él.

Y es que, a pesar de intentar removerle el color con más baños, el morado no se iba. “La gente piensa que es la cosa más divertida”, dijo Lottie sobre la historia de Gizmo, quien ya es unaestrella en nuestra ciudad local, así que la gente realmente lo ha encontrado súper divertido“, agregó.

Lottie Cooper

Además, para su dueña este nuevo color se ajusta a la personalidad del can, que para ella es un “perro payaso“, porque “le encanta hacer reír a la gente, así que fue perfecto que se convirtiera en un arándano“. Lottie finalmente bromeó con que el perrito “es mi mejor amigo y es el más tonto“.

Puede interesarte