Por Catalina Grez
4 septiembre, 2015

Si aún no has probados estos té con flores, semillas e incluso frutos ¡qué estás esperando para hacerlo!

El té es una de las bebidas más consumidas en el mundo y gracias a sus beneficios para la salud, cada día más personas lo han incorporado en sus comidas. Hay un sinfín de variedades de té, pero las más conocidas son el té negro, el verde, el rojo y el blanco, que brindan diferentes beneficios al cuerpo. Sin importar el tipo que se tome, este brebaje en general es un gran diurético y uno de los mejores antioxidantes que existen: previene el envejecimiento, reduce el colesterol y mejora las defensas.

Para que puedas poner a prueba sus increíbles resultados, te traemos 5 ideas para conocer nuevos tipos de infusiones  que podrías preparar para impresionar a tus amigos en una fría tarde de invierno. Pero estas recetas no son las que conoces, necesitarás hojas, semillas, flores, frutos e incluso raíces para preparar estos deliciosos brebajes. Lee atentamente sobre ellos a continuación y atrévete a conocer más sobre las propiedades de cada uno.

1. Té de hojas

0323527aa357dffadbded5f38c55c567

Laura Gallardo Herrero

La camelia es una bella planta originaria de Asia y es muy conocida por sus flores, además a partir se sus hojas se produce el té blanco, verde y negro.

Cultivo: Esta planta soporta heladas pero no calor excesivo. Puedes mantenerla en una maceta o dejarla crecer hasta 3 metros de altura, independiente de eso sus flores aparecen en otoño: es ahí cuando se deben cosechar y secar sus hojas.

Cómo hacer té: Se calientan las hojas durante 1 a 2 minutos al vapor antes de que se deshidraten. Luego se deben colocar en agua fría para así enrollarlas y colocarlas al horno a 100 ºC durante 10 minutos. Cuando estén crujientes, pueden almacenarse en un frasco o colocarlas directamente en una taza con agua hervida. Con 6 hojas tu té quedará perfecto.


2. Té de semillas

b4a0b2c22ae01994c4d62064988ac0f5

Barbara Molina

Para este ejemplo es bueno hablar del cilantro, una hierba muy conocida que se usa comúnmente en ensaladas o salsas y entrega un delicioso aroma. Su crecimiento es muy rápido y florece en verano, siendo el momento perfecto para cosechar las semillas.

Cultivo: Es muy fácil porque se pueden conseguir las semillas en tiendas de jardinería y solo se deben colocar en una maceta grande. Sino, también se puede comprar una planta que ya esté grande.

Cómo hacer té: Solo debes tomar un mortero y le agregas 15 semillas para que puedas molerlas. Ahí puedes usar un difusor para que los pedacitos no queden dando vueltas en la taza, los agregas al agua hervida y listo.


3. Té de frutos

aaef47feed4f987b91707f10251c54d8

Danza Ballet

La Rosa Mosqueta es un arbusto silvestre que aunque sea nativa de Europa es posible encontrarla en Chile y Argentina por la Cordillera de los Andes. Su fruto se usa para hacer dulces, mermeladas e infusiones. Sus bayas de color rojo se forman después de que la planta es polinizada por las abejas.

Cultivo: Necesitarás sus bayas que puedes recolectar en otoño, mientras más tengas mejor porque así podrás almacenarlas por muchos meses. Solo se debe cortar la parte superior del fruto (oscura) y el tallo inferior.

Cómo hacer té: Antes de hacer el té debes retirar los pelos que se encuentran en su interior, luego debes colocarla en una trituradora pero no por mucho tiempo porque los pedazos no deben quedar muy molidos. Cuando eso esté listo, debes colocarlos en una bandeja y ponerlos a calentar en el horno por lo menos unos 20 minutos a temperatura caliente. Puedes evitar que se quemen moviendo la bandeja cada 5 minutos.

Luego coloca una cucharadita de bayas en una olla con 1 1/2 tazas de agua, y cocínalas a fuego lento de 10 a 15 minutos. Luego puedes colarlo en un vaso de agua, y sírvela caliente.


4. Té de flores

c7f6dfc074496541170a7a2791d365c7

Danielle Murphy

Esta hermosa planta de color lila es conocida en distintos lugares del mundo y a pesar de tener 39 especies, solo una de ellas sirve para hacer té: la lavanda angustifolia es capaz de resistir heladas ligeras sin problemas.

Cultivo: Puede ser con la planta ya florecida o con semillas. Si se compra ya lista solo queda preocuparse de no regarla en exceso y que tenga mucho sol.

Cómo hacer té: Cuando sus flores estén totalmente abiertas, se debe cortar el largo tallo para colgarla en un lugar oscuro y húmedo como un armario. Si se quiere usar las flores frescas, se pueden usas 3 o 4 flores que se agregan directamente a la taza y solo se debe dejar reposando. Si se usa lavanda seca, se le puede añadir un par de flores que no estén secas.


5. Té de raíces 

cbdb06280793b24f01dc69c34fdfde49

Pepi Izquierdo

Las Equinaceas son flores que crecen ocasionalmente en los jardines y atraen a muchos polinizadores como las abejas.

Cultivo: Como necesitan un mínimo de 3 años para tener grandes raíces, se cosechan en otoño y sus tallos se pueden colocar en un lugar seco y cálido para hacer el té.

Cómo hacer té: Debes colocar un pedazo de raíz y 1 1/2 tazas de agua en una olla pequeña. Cuando esta hierva, baja el fuego y deja que el tallo se cocine a fuego lento por unos 15 minutos. Puedes agregarle hojas y flores, mientras reposa unos minutos.

Y tú, ¿cuál de estos 5 tipos harás en casa?

Puede interesarte