Por Camila Londoño
8 julio, 2016

“Con sus ojos cerrados, dejó escapar un largo y profundo ronroneo”.

Después de ser un objeto de entretención para turistas durante muchos años, una elefante de 60 años llamada Sao Noi fue rescatada en Tailandia por el santuario BLES (Boon Lott’s Elephant Sanctuary). Los rescatistas viajaron durante 30 horas por tierra para liberarla y Sao soportó ese mismo viaje de vuelta para llegar a su nuevo hogar. Desafortunadamente, después de un perfecto mes en el santuario que le abrió las puertas, la elefanta falleció.

A pesar de su avanzada edad, Sao vivió un increíble mes en el lugar.

Hizo nuevos amigos, se enamoró del bosque y disfrutó de la libertad como no lo había hecho durante años.

13307472_10154236243186465_9129785529391417862_n
BLES
13416938_10154262357151465_9187390334796193638_o
BLES

Todo iba bien, pero enfermó.

Después de 60 años, su débil y esquelético cuerpo no soportó el pesó de tantos años de abuso. Colapsó.

13615174_10154322987481465_7030898198401886949_n
BLES

Perderla fue doloroso para todos en el santuario.

Por ejemplo, Boon Thong (otro elefante del refugio) estuvo junto a ella cuando se desplomó y se negó a dejarla sola. 

13532889_10154323751186465_5667219620225008985_n
BLES

Cuando ella finalmente se dejó llevar para descansar de una larga y dolorosa vida, la llenaron de amor y lindos homenajes.

Sao Noi fue enterrada en el bosque; el bosque del cual se enamoró desde el primer día. Llenaron su tumba con flores y sus frutas preferidas. Además, los monjes llegaron para bendecir su cuerpo.

“Con sus ojos cerrados, dejó escapar un largo y profundo ronroneo. Me senté con ella, la acaricié y le dije una y otra vez lo mucho que era amada. Cerré mis ojos y escuché todo lo que ella estaba escuchando”.

-BLES-

13620245_10154328160896465_2771141242919483862_n
BLES

La extrañarán mucho, pero ahora está en un lugar mejor. Descansó de la tortura y cerró sus ojos en el hogar que liberó su alma y cuerpo del dolor. 

Puede interesarte