Por Leonardo Granadillo
18 febrero, 2019

Los niños pueden enseñarnos mucho a los adultos. Ya incluso ha crecido y se apoderó de un programa de la ONU para sembrar mil millones más.

Cuando se siembra un árbol el planeta respira, dicen que es una de las mejores iniciativas que podemos hacer, además de evitar la tala del ‘pulmón’ de nuestra tierra. Es importante también seguir pintando nuestro planeta de verde para estar resguardados ante cualquiera que quiera destruir el medio ambiente.

Hay quienes han aportado desde tempranas edades a este plan, como Felix Finkbeiner un niño alemán que desde que tenía sólo 9 años, ya era una figura internacional. A su corta edad creó el movimiento «Planta por el Planeta» el cual consistió en reclutar niños y plantar árboles, el arma perfecta para enfrentar el cambio climático.

CHL Deutscher

Desde 2007 fecha en la que inició el plan de Finkbeiner, se han sumado más de 100.000 jóvenes a la ayuda entre 9 y 12 años, cuando Frank llegó a los 12 años, ya había plantado su árbol número 1 millón en Alemania.

En su adolescencia ya daba conferencias en el Parlamento Europeo en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Incluso tras escucharlo, se dice que niños de al menos 90 países decidieron copiar su modelo.

Getty Images

La ONU sabe que hay talento y ha decidido apoyarlo. La próxima meta es que Finkbeiner de ya 20 años en la actualidad lidere un ambicioso proyecto para plantar un billón de árboles en los próximos 30 años.

Los niños podrían plantar 1 millón de árboles en todos los países de la tierra y compensar las emisiones de CO2 por su cuenta, mientras que los adultos todavía están hablando de hacerlo” 

Felix Finkbeiner director de Plant for the Planet

Plant for the Planet

Nada más que decir, el niño lo dijo todo. Mientras los mayores discuten por ponerse de acuerdo, hay pequeños dando pasos gigantes. En la misma página Plant for the Planet se aceptan donativos y te puedes unir a la iniciativa.

Puede interesarte