Por Antonio Rosselot
5 enero, 2021

Por fortuna para la pequeña Jade, el 2021 trajo un final feliz a su dramática historia: un buen samaritano local la rescató y la llevó al veterinario donde, tras varios días de antibióticos y cariño, se ve nuevamente como una perrita normal.

Si bien fue una fiesta de fin de año bastante distinta para todos nosotros, para esta perrita oriunda de Santíssimo (Río de Janeiro, Brasil) fue una fecha de puro sufrimiento físico y emocional.

La encontraron en las calles de la ciudad amarrada a una cerca y con su cabeza y rostro totalmente hinchados, a tal punto que parecían deformadas.

YouTube / Paws 4 Hope

De acuerdo a Paws 4 Hope, organización animalista que registró la situación, luego de mucho tiempo vagando la perrita fue amarrada para que no escapara; un vecino trató de darle comida, pero la perrita estaba tan hinchada y enferma que no pudo probar bocado.

Afortunadamente, un alma caritativa se enteró de su situación y dedicó gran parte de su tiempo a salvar a la perrita —bautizada como Jade— y hacer que su hinchazón bajara. El hombre, llamado Randel Silva, se acercó en su vehículo y soltó a la pequeña de sus amarras para llevarla al veterinario; su rostro estaba ensangrentado y apenas se movía.

YouTube / Paws 4 Hope

Una vez en la clínica veterinaria, el médico tratante comentó que todas las lesiones indicaban un horrible maltrato: además de la hinchazón y la sangre, tenía anemia severa y deshidratación. Se nota que la perrita llegó ahí a tiempo, ya que por su estado, difícilmente hubiese aguantado unas horas más.

Jade comenzó un tratamiento con antibióticos y cuidados cada hora por parte de los profesionales, lo que surtió gran efecto. Ahora la perrita come por su propia cuenta y su cara está notoriamente deshinchada, mas no totalmente sanada.

YouTube / Paws 4 Hope

Bastó un poco de cariño y cuidado para que Jade sacara toda su personalidad a flote: adora interactuar con los humanos, es activa, alerta y muy inteligente.

Los veterinarios comentaron que se quedará por unas semanas más en el lugar hasta que esté totalmente recuperada, y luego será puesta en adopción para ir a un hogar definitivo y cariñoso.

A fin de cuentas Jade sufrió, pero igualmente tuvo un feliz año nuevo.

Puede interesarte