Por Macarena Faunes
9 septiembre, 2019

A pesar de que no eran veterinarios, los médicos atendieron al perrito sin ningún costo. Le dieron una segunda oportunidad de vivir.

Los ancianos son las personas más puras de corazón que existen en el mundo entero. Aunque apenas les alcance el dinero para sobrevivir, dan la vida para que a los suyos no les falte nada y les duele el alma ver que sufran, sobre todo si se trata de su mascota. Al no saber qué hacer para proteger al ser que quiere como hijo, el siguiente protagonista acudió a un último recurso.

Un desesperado y angustiado abuelito llegó hasta un hospital con su perrito en brazos suplicando que lo atendieran. El animal estaba muy enfermo y rogó al personal del recinto que le salvaran la vida a su fiel compañero.

Amigos de Lucho

El hecho ocurrió en el hospital Huejotzingo, en México. Los doctores le recomendaron que fuera a un veterinario, pero el anciano insistió en quedarse ya que el estado del animal era grave.

Amigos de Lucho

Los médicos atendieron al perro para tranquilizar a su dueño. Tras los análisis, un grupo de profesionales llegó a la conclusión que el perrito tenía diarrea y estaba deshidratado a raíz del virus. Le dieron antibióticos y le suministraron electrolíticos. Comenzó a recuperarse.

Amigos de Lucho

Al preguntarles cuánto era el costo por el tratamiento, los profesionales le comentaron que no le iban a cobrar nada. Incluso, le dijeron que si el animal no mejoraba, ni dudara en traerlo de regreso sin problemas.

Amigos de Lucho

El hombre se fue del hospital con el cachorro entre sus brazos. Tenía lágrimas en sus hijos por tan noble acción hacia su mascota.

Amigos de Lucho

El caso fue viralizado por la página de Facebook Amigos de Lucho, con imágenes de este tierno abuelito y su perro. Cuenta con más de 5 mil interacciones, 571 comentarios y ha sido 3 mil veces compartido.

Pixabay.

«Dios bendiga a los doctores que ayudaron a este perrito», «el amor que tiene el abuelo por su perro es el más puro que he visto en mi vida»,»un final feliz para este tierno anciano y su mascota», fueron algunos de los comentarios que recibió.

Pixabay.

La amabilidad y solidaridad de estos doctores evitaron un trágico final para la historia de amor de este perrito y su dueño. A pesar de que no quiso ir al veterinario, el anciano insistió tanto que sus suplicas fueron escuchadas. Deseamos que vivan felices por siempre y que nada ni nadie los separe nunca. Felicitamos al personal del hospital por tan hermosa labor.

Puede interesarte