Por Lucas Rodríguez
30 julio, 2020

El castigo sirve para que los demás se la piensen dos veces antes de cometer algo similar. La vida animal debe ser respetada.

En las últimas décadas, la gran mayoría de los países han echo enormes esfuerzos por proteger a sus especies endémicas. Teniendo en cuenta que a principios del siglo pasado, era más normal oír que era posible ir al África y si se contaba con el dinero suficiente, cazar al animal que nos entre en gana, hoy eso ya no es tanto una realidad, como una anomalía. A pesar de que existen reservas clandestinas, operadas por jefes del crimen y mantenidas en base a sobornos, donde millonarios aun pueden cazar leones y otras especies, cada vez existen más santuarios y lugares protegidos donde la caza es vista como lo que es: un crimen. 

Unsplash

A pesar de esto, la caza ilegal de animales protegidos sigue siendo un negocio lo suficientemente rentable, como para que miles de personas siguen arriesgando su libertad para cegar la vida de animales que ni siquiera les hicieron daño. Es una triste realidad, que solo irá mejorando si es que los gobiernos prometen medidas ejemplificadoras para quienes rompan la ley. 

Unsplash

El gobierno de Uganda, uno de los países más llenos de especies perseguidas por los cazadores, acaba de hacer noticia luego de una condena ejemplificadora, que resonará en los oídos de todos los cazadores del mundo.

Unsplash

Luego de que se confirmará que Rafiki, un conocido gorila que vivía dentro de una reserva ugandesa, perdiera la vida a manos de un cazador ilegal, las autoridades se pusieron de cabeza para dar con el agresor. En pocas semanas lo apresaron, llevándolo frente a los centros de justicia. 

Uganda Wildlife Authority

Ahí ocurrió algo que no escuchamos todos los días: la justicia se encargó de aplicar todo el rigor de la ley sobre este criminal. El cazador recibió 11 años en prisión, como confirmó la BBC.

softpower.ug

Es una pena nada pequeña, aunque si la comparamos con el hecho de haber acabado con la vida de un animal, todo por la motivación de conseguir un poco de dinero rápido, puede que incluso nos parezca insuficiente.

Uganda Wildlife Authority

Las penas ejemplificadoras son una buena manera de disuadir a otros cazadores de continuar por este camino. Aunque lo más efectivo siempre va a ser la educación y la protección: si no hubiera nadie acabando con la vida de los animales, no sería necesario recurrir a estas penas ejemplificadoras, ni tener que privar a personas desesperadas de su libertad. 

Unsplash

Una triste realidad, pero que nos da esperanza: los gobiernos se están tomando en serio estos temas. 

 

Puede interesarte