Por Felipe Costa
24 febrero, 2021

Govindarajan y Kanagaraj mantenían junto a su padre una plantación de plátanos, pero al ver que tenían elefantes viviendo en la zona, decidieron alejarlos de una manera bastante cruel. Varios resultaron heridos, pero la muerte de uno de los paquidermos inició la investigación de las autoridades.

Desde épocas inmemoriales, el interés del humano se ha puesto por encima del respeto a las demás especies. Más allá de la necesidad de quitarle la vida a otro animal para ser usado como alimento, está el sentido común de no causarles dolor innecesario, menos en estos tiempos. Sin embargo, una familia en India no lo pensaba así y fue los responsables de dañar a varios elefantes que se les interponían en su camino. La buena noticia, es que pagarán por sus actos.

BCCL

A Govindarajan y su hermano A Kanagaraj mantenían, junto a su padre, hace 10 años una plantación de plátanos cerca de su hogar. Los tres sin embargo, se dedicaban a realizar dudosas prácticas para mantener alejados a los animales de su terreno. Al ver que una población de elefantes vivía por la zona decidieron alejarlos de una manera cruel.

La familia instaló cercos eléctricos ilegales, así como líneas eléctricas que eran pisadas por los elefantes. Muchos sufrieron heridas, pero uno en especial perdió la vida, un delito que no pudieron ocultar y por el cual se les acusó.

BCCL

Por una década se extendió el juicio. El padre falleció en ese tiempo por lo que ambos hermanos fueron declarados culpables del asesinato del elefante, teniendo que cumplir con 3 años de cárcel además de una multa de 10 mil rupias, el equivalente a 138 dólares. Este caso se suma a uno de los tantos con los que tiene que lidiar India año a año, donde se reportan terrenos con cercos eléctricos ilegales.

BCCL

Entre 2009 y 2017 se registró la muerte de 461 elefantes a causa de distintos métodos de electrocución, principalmente en zonas de cultivo.

BCCL

La práctica que está altamente castigada sigue siendo difícil de detectar. Uno de los mayores inconvenientes en cuanto a la fiscalización, es que no solo se utilizan cercos, sino además lineas de tierra y barreras bajas en medio del césped. En 2020 se conoció el caso más reciente, en el que un elefante murió luego de tropezar con una barrera electrificada a las afueras de un terreno privado.

Puede interesarte