Por Lucas Rodríguez
8 enero, 2021

La familia Bryant, de Canadá, quería que su muñeco de nieve se mantuviera intacto, pero no pudieron decirle que no al pequeño roedor. Su nutrición era más importante que un juguete de agua congelada.

Gracias a las películas, los libros para niños y la sabiduría popular, las personas ya hemos asociado a ciertos animales con una clase de alimento. Damos por hecho que los gatitos toman leche y adoran comer pescado, así como los tiburones siempre van a preferir devorarse a un bañista que a una foca (ambos básicamente mitos). Pero si hay uno que tiene más de realidad que de ficción, es la de que los conejos son fanáticos de las zanahorias. No hay roedor peludo que pueda decirle que no a una rica treta color naranja… ¿o acaso no es así?

Youtube: Hannah B

La verdad es que la dieta de los conejos no depende exclusivamente de zanahorias. Más que eso, su dieta ideal es el heno: este protege sus dientes y les da un flujo intestinal muchísimo más saludable. Las zanahorias les encantan, y ciertamente no les hacen mal, pero no corresponden a su dieta ideal. 

Youtube: Hannah B

En cierto sentido, las zanahorias son para los conejos como una suerte de postre sano, como una rica ensalada de frutas veraniegas.

Youtube: Hannah B

Eso es lo que debió tener en mente un conejito de Cambrian Heights, en Calgary, Canadá, cuando vio la oportunidad de conseguir una zanahoria pelada y lista para llevarse a la boca. El único problema era que esta zanahoria estaba agarrada a la cabeza de un montículo de nieve con forma humanoide. 

Youtube: Hannah B

También los conocemos como “muñecos de nieve”.

Youtube: Hannah B

El video que fue difundido por redes sociales y Youtube, nos enseña a los escultores del muñeco narrando la escena. Todos sabemos que poner la zanahoria no es la parte más difícil ni la más artística de construir el muñeco. Dicho eso, es cierto también que es la más satisfactoria: es el toque de gracia que le damos al muñeco luego de una intensa jornada de escultura. Es el símil a cuando lanzan la champaña para inaugurar un barco listo par zarpar. 

Youtube: Hannah B

A pesar de que el muñeco de nieve fue su creación y les costó trabajo, ellos dejaron en paz al conejo. Siempre podrían ponerle una nueva zanahoria nariz a su muñeco, pero quizás cuándo volverían a tener la oportunidad de darle un pequeño regalito naranja a un conejo salvaje y quizás, algo hambriento. Puede que sean expertos en sobrevivir en esas zonas, pero cualquier animal se merece darse un regalo cuando puede encontrar uno.

Incluso si implica devorar la nariz de un muñeco de nieve.

Puede interesarte