Por Pamela Silva
25 junio, 2019

Si tienes un minino insoportable, es hora de comenzar a preguntarse de quién lo aprendió 🙄

Siempre dicen que las mascotas se parecen a sus humanos, y hay que admitir que la mayor parte del tiempo tienen razón. Sobre todo cuando los adoptamos desde pequeños, porque crecen imitando muchas de nuestras actitudes y comportamientos (recuerden, siempre adopten nunca compren).

Sucede que esto no es simplemente un decir que tenga la gente o una idea generalizada sobre los animales doméstico, resulta que está científicamente comprobado que es verdad. Al menos en los gatos.

Un estudio publicado en la revista científica PLOS ONE, reveló que los gatos imitan el comportamiento de sus humanos así que su personalidad es un reflejo de sus padres postizos.

Shutterstock

Para realizar la investigación, los autores del estudio entrevistaron a más de tres mil dueños de gatos sobre rasgos de su propia personalidad y el comportamiento de sus mascotas.

Para ello usaron el método Big Five Inventory, un sistema de medición creadora para evaluar características de personalidad como experiencias, neuroticismo, extroversión, agradabilidad y concientización.

«Es muy posible que los animales domésticos puedan ser afectados por la manera en que interactúamos con ellos y los tratamos. Ambos factores se ve influenciados por nuestras diferencias de personalidad”.

-Lauren Finka, autora del estudio.

IG Amanda Seyfried

Los resultados arrojaron que aquellas personas que presentaban mayor nivel de neuroticismo, tenían gatos con mas problemas de comportamiento como agresividad, ansiedad, miedosos o que padecían estrés y sobre peso.

Mientras que aquellas personas catalogadas como más extrovertidas, sus mascotas solían disfrutar salir de la casa, pasear al aire libre y eran más amigables.

«La mayoría de los dueños quieren ofrecer el mejor tratamiento a sus gatos, y estos resultados destacan una relación importante entre nuestras personalidades y el bienestar de nuestros animales domésticos. Es importante que estemos conscientes de cómo nuestro comportamiento puede causar impactos, tanto de manera positiva y negativa».

-Lauren Finka, autora del estudio.

Instagram Taylor Swift

Así que ya saben, si creen que su gato es un animal insoportable y mal genio empiecen a cuestionarse sus decisiones de vida, porque de alguien aprendió a comportarse así.

Puede interesarte