Por Constanza Suárez
24 enero, 2019

El gatito recién nacido estaba muy triste al ver a sus hermanos jugar y que ella no podía. João, de 9 años, decidió cambiar su vida y darle alegría.

A los 9 años quizás no se tiene mucha experiencia, pero algunos niños de esa edad tienen mucho más que enseñarnos que lo que pensamos. Tenemos bastante que aprender de sus gestos y valores.

João, un niño de 9, visitó a uno de sus vecinos en Paraná, Brasil y vio una camada de gatitos recién nacidos. Jugó con ellos y se dio cuenta de que algo no andaba bien con uno.

Según contó en su cuenta de Facebook Rogéria Bello Corazza, su madre, uno de los gatitos no podía caminar. “Estaba muy triste al ver a los otros gatitos jugando, y que ella no podía jugar”.

En ese momento João decidió que debía hacer algo por el animalito y cambiar su vida. Fue a su casa a pensar como hacerlo.

Rogéria Bello Corazza

João supuso que sería bueno para el gato un carrito que lo ayudara a moverse, pero que necesitaría uno demasiado pequeño que se adaptara a él y era muy difícil encontrar una en el mercado. Entonces, decidió construir una silla de ruedas con sus propias manos.

Rogéria Bello Corazza

Con la ayuda de un amigo que le prestó algunos materiales, João fabricó una silla de ruedas pequeña y personalizada diseñada específicamente para el gatito. Y en pocos minutos, pudo caminar feliz.

Rogéria Bello Corazza

Mira el video:

La causa de la discapacidad del gatito no está clara, pero al menos ahora puede correr y jugar como cualquier otro gatito.

Rogéria Bello Corazza

Afortunadamente, encontró a una amigo en João para ayudarlo y quererlo. “Su alegría de poder ayudar fue la mejor parte”, escribió Rogéria Corazza.

Puede interesarte