Por Diego Aspillaga
19 mayo, 2020

«Black» apareció en una zona de construcción y nunca más se fue. Los trabajadores decidieron adoptarlo, hacerle un chaleco especial y dejarlo a cargo de la seguridad del lugar.

Existen pocas criaturas en este mundo más amables y necesitadas de cariño que los animales callejeros.

Mientras sobreviven al frío, al hambre y a los incontables peligros de las ciudades y pueblos que llaman hogar, perros y gatos no dejan de buscar a la persona indicada para formar un hogar lleno de amor, caricias y seguridad.

Pixabay

Y si bien muchas personas que adoptan animales creen que ellos eligieron a sus compañeros, existen muchos casos en que son los mismos animales los que seleccionaron cuidadosamente a sus humanos y no se mueven de su lado.

Este fue el caso de «Black», un gatito callejero que decidió hacer de una zona de construcción su nuevo, transformando a todos los trabajadores que ahí laboraban, en su nueva familia.

HappyCatCL

El animalito había pasado toda su vida en las calles de la ciudad chilena de Antofagasta cuando se encontró en un sitio de construcción que le cambiaría la vida para siempre.

Ahí, el guardia de seguridad Eugenio Elgueta vio al pequeño animal y decidió tenderle una mano. En vez de maltratarlo o echarlo del lugar, el hombre acarició al felino y le dio la comida que tanto le hacía falta.

Para Elgueta, esta acción fue tan solo un simple gesto de bondad hacia un animal necesitado. Para Black, en cambio, esto fue suficiente para hacer de ese lugar su nuevo hogar definitivo.

HappyCatCL

Pasaban los días y el gatito no se quería mover del lado del guardia de seguridad y sus compañeros de trabajo. Luego de unos meses recibiendo alimentos, conociendo a sus nuevos amigos y acostumbrándose al trabajo con maquinaria pesada,  Black se ganó un puesto en la construcción y en el corazón de todos sus compañeros.

El gato decidió que ese sería su hogar y los humanos que lo rodeaban estaban de acuerdo. Pero más allá de adoptarlo, los hombre y mujeres del lugar decidieron darle un trabajo permanente.

HappyCatCL

El animalito fue contratado como otro guardia de seguridad del lugar, encargado de proteger y acompañar a sus compañeros constructores y albañiles. Con un tierno chaleco reflectante hecho a la medida e incluso una tarjeta de identificación para poder entrar y salir del recinto, Black se transformó en un colega más de estos trabajadores.

HappyCatCL

Este gato decidió unirse a esta familia de trabajadores y no se fue hasta que lo aceptaran como uno más del grupo. Sus ahora compañeros no lo sabían, pero este gato los había elegido como su nueva familia y no recibiría un «no» como respuesta.

Antes luchaba por encontrar comida y mantenerse a salvo. Ahora, este tierno animal tiene una nueva familia que lo adora, amigos y colegas que lo valoran, un trabajo que lo sustenta y un hogar que lo mantiene seguro.

Black es, sin duda, un gato con suerte.

 

Puede interesarte