Por Juan David Montes
16 mayo, 2016

Algo está a punto de estallar.

Corea del Norte no es un país abierto a la cooperación internacional con occidente; sin embargo una cuestión ambiental ha abierto las puertas para que investigadores procedentes de la Universidad de Cambridge y del University College de Londres observen la actividad del monte Paetku, sede de uno de los volcanes más peligrosos del mundo.

Amazing Grace_looked down from the top of #MountPaektusan a few months ago,the iridescent #Tianchi

A photo posted by Angela (@angelaneo_) on

La inusual apertura de Corea del Norte se debe a la posibilidad de que una erupción ocurra próximamente.

Gracias al uso de implementos que captan las ondas sísmicas que recorren la corteza del volcán, se ha detectado una anomalía de 5 a 10 kilómetros de profundidad.

Los investigadores publicaron un artículo con sus hallazgos en la revista Science Advances:

“Este hallazgo sugiere que es posible que estemos evidenciando la superficie de un almacenamiento significativo de magma en la región de la corteza superior. Una gran parte de la corteza ha sido modificada por el magmatismo asociado a actividad volcánica y esa fundición parcial es probable que esté presente en una porción significativa de la corteza”.

La última vez que el monte Paetku hizo erupción fue en 1903; sin embargo, su impacto más recordado ocurrió en 946, cuando emitió tanta energía como 100 millones de las bombas atómicas de las que se desplegaron sobre Hiroshima en la Segunda Guerra Mundial…

… lo que significó una emisión de 100 kilómetros cúbicos de lava, ceniza y bombas incandescentes.

Entre mayor sea la cantidad de magma disponible, peor será su próxima erupción.

1
Mark Scott Johnson

A las condiciones naturales su suma un factor que podría acelerar la erupción de este volcán: las pruebas con armas nucleares llevadas a cabo por Corea del Norte.

Puede interesarte