Por Lucas Rodríguez
14 septiembre, 2020

Sully se crió en torno al dolor y los problemas de vivir sin el don de la vista. El cariño de su nueva familia lo hizo olvidarse de que era distinto.

En este avanzado año 2020 en que nos encontramos, las posibilidades de cirugías, intervenciones y prótesis para suplir los problemas físicos, son enormes. Hay lentes de realidad aumentada para los ciegos, intervenciones para reparar las extremidades perdidas y una serie de artículos electrónicos capaces de simplificar la vida de las personas con defectos cognitivos. Pero por muy avanzados que seamos en esta época, aun no hemos encontrado con algo que pueda superar a la mejor de todas las terapias. Estamos hablando de una ancestral, y que no solo es de lo más efectiva, sino que también, es gratuita. 

Traci Radcliffe Tovey

Estamos hablando del amor de una familia. Sin importar que sea una familia biológica o la que nos extiende una mano, son nuestros seres queridos quienes son realmente capaces de hacer una diferencia en nuestras vidas.

Traci Radcliffe Tovey

Esto no solo se extiende a las personas. Las mascotas también pueden ser receptoras de esta maravillosa capacidad. Los perros, gatos y otros animales que invitamos a vivir con nosotros, se sienten agradecidos de inmediato, cuando descubren que un grupo de personas se preocupara de que no les falte el alimento. Lo mejor de todo, es que lo único que deben hacer a cambio, es dejarse acariciar y jugar con ellos. 

Traci Radcliffe Tovey

Este fue el maravilloso trato que recibió Sully, un pequeño cachorro corgi. El pequeño perrito de la raza preferida por la reina Isabel, llegó al mundo con un problema bastante severo. Sus ojos no se desarrollaron del todo, por lo que no cuenta con el sentido de la vista. Teniendo en cuenta que los perros también muy desarrollado el gusto y el olfato, los cachorros ciegos pueden tener vidas bastantes normales.

Traci Radcliffe Tovey

Pero esto no significa que sea la configuración ideal. Y Sully lo sabía: su ánimo no era el mejor.

Traci Radcliffe Tovey

Era un perrito tímido y cauto. Le costaba sentirse cómodo en torno a las personas u otros perros. Pero la familia que lo adoptó, estaba decidida a ayudarlo. Dedicando el tiempo necesario que requería el proceso, su familia fue dándole su apoyo a Sully. 

Traci Radcliffe Tovey

En el video podemos ver su proceso. Hoy es un perrito entusiasta, lleno de energía y adorable. Todo gracias a que su familia le dio el espacio para crecer, mejor y dar lo mejor de sí. Es difícil imaginar alguna máquina o proceso que pudiera haber dado con un resultado similar. 

Puede interesarte