Por Antonio Rosselot
2 octubre, 2020

Nekku estaba destinada a ser eutanasiada por sus problemas genéticos, pero Jarmo Korhonen (Finlandia) se enamoró de ella y se la llevó a casa siendo cachorra para darle una oportunidad. Después de ocho años, no se arrepiente en lo absoluto.

Imagínense a un ser vivo con un solo ojo y dos narices. Claro, la escena en sus cabezas puede ser bastante tétrica y preocupante, pero ahora, ¿qué pasa si les decimos que ese ser vivo es una pequeña perrita corgi? Esto:

https://www.instagram.com/p/B_dFbpqJ62P/

Sí, una ternura con patas. Nekku es su nombre, y pasa sus días viviendo con sus hermanitas Niisku-Neiti y Karkki —también corgis— y su dueño, Jarmo Korhonen.

La pequeña nació con una serie de defectos genéticos que la dejaron con esta inusual apariencia, teniendo sólo el ojo izquierdo y dos narices que juntas parecen una más grande, además de dos vértebras fusionadas.

https://www.instagram.com/p/CEObqiuJYmk/

De acuerdo al criador y al veterinario de Nekku, lo más sensato era aplicarle la eutanasia, pero su dueño Jarmo se enamoró inmediatamente de la cachorrita y se la llevó de todas maneras a vivir a casa con sus otros perros.

Hoy, ocho años después, Nekku superó toda expectativa de vida y sigue viviendo feliz en una zona campestre de Finlandia.

“Algunos me dijeron que tendría que haberla bautizado como Beretta, porque su nariz se ve como una pistola de doble barril. Si la llevamos a pasear a la ciudad, es imposible sólo pasear: tenemos que parar de vez en cuando y contestar preguntas sobre la nariz, ojos y suave pelaje de Nekku; todos aman su apariencia única”.

Jarmo Korhonen a Mercury Press

https://www.instagram.com/p/CFUbxD5JzGh/

Si no fuese por Jarmo, la perrita probablemente no habría tenido vida. Al reflexionar sobre la época de cachorra de Nekku, el hombre señaló que los padres de la corgi eran de raza y su genealogía fue planeada para que los cachorritos salieran sanos, pero Nekku fue la excepción a la regla.

Después de un tiempo viviendo con ellos, Jarmo decidió que era mejor que Nekku viviese con su madre, en el campo. La vida en la ciudad le resultaba algo difícil, ya que por tener un solo ojo le costaba orientarse espacialmente, chocando constantemente su cabeza contra otros perros y paredes varias.

https://www.instagram.com/p/B4FSG15pHRA/

Para el hombre, es un milagro que esta criatura “cómica de aspecto y totalmente peluda” haya sobrevivido por tanto tiempo, incluso con sus maneras particulares de funcionar, pero no por eso menos bellas y tiernas.

Si quieres ver más fotos de Nekku y los otros corgis de Jarmo, puedes visitar su perfil de Instagram y regodearte cuanto tiempo quieras.

Puede interesarte