Por Daniela Morano
4 diciembre, 2018

Aunque tenían buenas intenciones, el pequeño Echo ya no creía en la bondad de los humanos.

Hay ciudades donde es más difícil sobrevivir que en otras, especialmente si eres un perro callejero o abandonado. Los Angeles es una de esas. La gente se mueve en coche por lo que suele haber mucho tráfico, casi no existen lugares abiertos al público y la mugre de una gran ciudad no es menor.

Echo, sin embargo, tuvo suerte. A pesar de que fue atropellado y una de sus patas traseras se quebró, tuvo suerte pues una persona se fijó en él y le brindó ayuda. Estos lo llevaron a Hope For Paws, una organización dedicada a rescatar perros.

No sabían cuándo Echo había sido atropellado pues algunos perros logran sobrevivir años con fracturas de este tipo, aunque en el caso de él era evidente que sentía dolor. Eldad Hagar, director de la organización en Los Angeles y Loreta Frankonyte, una voluntaria, recibieron información sobre el paradero del perro.

Una vez en el barrio, intentaron acercarse a Echo para ayudarlo pero este tenía miedo y no quiso que estos extraños lo tomaran. Resulta que aunque sólo tuviese tres patas para caminar, aún podía correr tan rápido como si tuviese cuatro.

Primero intentaron acorralarlo con barreras plásticas, y luego intentaron acercarse ofreciéndole comida. Sin embargo nada de eso convencía al pequeño, quien no estaba dispuesto a sufrir.

Echo corrió 30 cuadras antes de que Loreta lograra interceptarlo y tomarlo entre sus brazos. Fue su amabilidad lo que logró tranquilizar a Echo (además de unas hamburguesas). Pero no era el final, pues apenas terminó de comer, corrió a esconderse bajo un coche.

Cuando por fin lograron llevárselo, este fue examinado en el veterinario donde recibieron la mala noticia de que su pata herida debía ser amputada.

No todo fueron malas noticias. Echo fue llevado al refugio de la Fundación Lovejoye, donde está siendo cuidado con mucho amor y comida mientras que encuentra un hogar definitivo.

Al menos ya tiene un techo bajo donde vivir y la atención que tanto necesitaba.

Puede interesarte