No todo es lo que parece… si hay algo o alguien que no está molestando a nadie piénselo dos veces antes de acercarse. Deje quieto lo que está quieto.

Pareciera que la gente simplemente no aprendiera de la frase ‘la curiosidad mató al gato’ me recuerda esos momentos en las películas cuando el protagonista se acerca a algo que muy probablemente le puede causar daño y todos gritamos ‘no lo hagas’ e igual insisten.

Bueno, con un desenlace mucho menos trágico pero con una historia igual de curiosa un grupo de jóvenes estaba en la cuenca de Cuchujaqui (México) explorando y paseando un poco, cuando de repente vieron algo que parecía un animal dormido:

Twitter: @Rada_SC

De inmediato empezar a grabar sin saber que podría ser, hablamos de una villa en Álamos al sureste de Sonora, es decir hay que realizar una caminata no tan cómoda para llegar, así que resulta difícil encontrar un perro por ejemplo en una zona tan inhóspita. 

Uno de los chicos tomó un tronco de madera para mover al animal… para ver si este reaccionaba o entender un poco que hacía allí…

Twitter: @Rada_SC

Resulta que no era un perro ni nada por el estilo, al usar el tronco… salieron corriendo un montón de arácnidos agrupados. En el video de @Rada_SC en twitter se puede apreciar lo ocurrido:

Por suerte, Rada no le temía a los arácnidos y pudo continuar con la grabación desde muy cerca sin problemas. Sin embargo, quienes descubrieron su tweet no opinan lo mismo, más de millón y medio de personas han visto el clip de 50 segundos aterrorizados por el nervio que transmite la situación.

Se trataba de un grupo de opiliones, también conocidos como murgaños, patoñas o segadores. Son arácnidos más no son arañas, suelen confundirlos constantemente. No son venenosos por lo tanto no son peligrosos, suelen descansar en conjunto para protegerse de las temperaturas extremas, y huyen rápidamente al sentirse atacados como en el video. 

Twitter: @Rada_SC

Aunque todo terminó bien después de ver esto… ¿serías igual de curioso?

Puede interesarte