Por Antonio Rosselot
7 octubre, 2019

Esta pequeña tortuga boba, que apenas cabe en la palma de la mano, corrió la misma suerte que todas sus colegas que llegaron al Gumbo Limbo Nature Center: la desnutrición la llevó a la muerte.

Nuestra desconsideración extrema hacia los animales y el medio ambiente sigue dejando víctimas a lo largo del mundo. Si bien estamos tomando consciencia de que todos nuestros actos tienen consecuencias, aún hay gente que sigue contaminando y dañando los ecosistemas con sus desechos.

En este caso, una cría de tortuga marina boba fue encontrada agonizando en las playas de Boca Raton (Florida, EE.UU), y en las pericias posteriores los veterinarios encontraron 104 piezas de plástico alojadas en su estómago, las que eventualmente terminarían con su vida.

Not such a happy #TurtleTuesday this week. It's washback season at Gumbo Limbo and weak, tiny turtles are washing up…

Posted by Gumbo Limbo Nature Center, Inc. on Tuesday, October 1, 2019

Gumbo Limbo Nature Center, un centro local de cuidado y rehabilitación de animales, publicó una foto en Facebook comentando los detalles de la situación. En la foto de la publicación, se ve el cadáver de la pequeña tortuga sobre un mesón, y a su lado están las mencionadas piezas de plástico que extrajeron de su estómago, de distintos colores, tamaños y formas.

Emily Mirowski, asistente de rehabilitación de tortugas marinas en el centro, fue la encargada de examinar a la tortuga antes de su fallecimiento. Según la profesional, la pequeña tortuga estaba «débil y demacrada. Se podía ver que no estaba bien», y una vez que hizo la necropsia, se encontró con el festival del plástico.

«Realmente me partió el corazón, pero es algo que hemos visto por años y estamos contentos de que la gente finalmente está viendo estas imágenes, para que ojalá se cree consciencia al respecto».

Emily Mirowski a CNN

Las tortugas que presentan problemas de malnutrición por consumir plástico son tan comunes, que Gumbo Limbo Nature Center puso una nevera afuera de su sede para que los residentes que encuentren tortugas enfermas las dejen allí, con tal de rehabilitarlas. Así fue como esta pequeña tortuga boba llegó al centro.

NWF

Según Mirowski, de las tortugas que han encallado en la playa y llegado después al centro han muerto docenas, y cada una de ellas ingirió plástico. Para la profesional, el problema del plástico es algo a la que las tortugas están expuestas desde su nacimiento y el ambiente en donde crecen sus primeros años.

«El tema es que todo el plástico que hay en el océano se queda pegado a las algas marinas, y las tortugas bebé los ven como comida (…) el plástico en sus estómagos hace que las tortugas se sientan satisfechas, entonces no comen ni reciben la nutrición adecuada para sobrevivir».

Emily Mirowski a CNN

Island Ecology

Un ejemplo más para que seamos responsables y comencemos a hacernos cargo del daño que estamos haciendo.

Puede interesarte