Por Leonardo Granadillo
13 marzo, 2019

«Necesito ir a buscarlo», dijo el hombre que estuvo al volante más de 4500 kilómetros y que atravesó todo el país.

Todos sabemos el importante espacio que puede llegar a ocupar una mascota en una familia, no es simplemente un ser que tenemos para entretenernos, es uno más de nuestro hogar, el amor que nos dan en todo momento nosotros lo solemos retribuir atendiéndolos y preocupándonos siempre por su cuidado.

Sólo quien ama a los animales comprende que somos muchos los que haríamos lo que fuera por ellos, pero pocos serían capaces de llegar al nivel de Mario Rodríguez. Él es un amante de la raza pitbull y lamentablemente, hace poco perdió a su compañero de toda una vida llamado Rey.

ACC

A sabiendas de esto su esposa le informó que estaban por sacrificar a un animalito de la misma raza con dos años y medio, en este caso llamado Hickory, apenas se enteró de la noticia Mario sabía que tenía que hacer algo para impedirlo, pero había un pequeño problema, como es conductor de camiones, se encontraba muy lejos.

El oriundo de Georgia estaba en California haciendo un envío y Hickory en Nueva York, inteligentemente, Mario pidió que le asignaran un envío a la Gran Manzana, para poder cumplir con su trabajo y al menos intentar llegar a salvar al perro.

ACC

De inmediato Mario se comprometió con la causa, llamaba a diario al Animal Care Center de Nueva York (ACC) lugar donde tenían al perrito. No se sabía si iba a ser demasiado tarde, pero eso no impidió que Mario al menos lo intentara.

Tuvo que manejar durante 6 días, fueron unos 4506 kilómetros hasta llegar desde California a Brooklyn pero lo logró.

ACC

Allí estaba Hickory como esperándolo a sabiendas que alguien lo iba a rescatar, el amor fue a primera vista.

Facebook: Welcome to Hickory’s World

 

«Parecía que me estaba esperando. Fue tan raro. Teníamos una conexión instantánea. Nunca he tenido un perro tan apegado a mí en toda mi vida»

Mario Rodríguez a The Dodo

Completó la documentación, lo montó en su camión y emprendió su largo viaje de regreso, el resto fue historia, Hickory fue salvado y ahora el paga con muchísimo amor para toda su nueva familia. Nos encantan los finales felices.

Puede interesarte