Algo tan simple y barato, podría ser la solución perfecta para un perrito como Buddy. 

Una de las peores cosas que le puede suceder a cualquier amante de su mascota, es verlo envejecer y saber que tarde o temprano llegará la hora de su muerte. Y es que 10 años, lo que en humanos equivaldría a un niño que recién está comenzando a aprender de la vida, en un perro como un chihuahua, significan probablemente dolor de huesos, algunos dientes menos, pérdida de apetito y ganas de jugar, pelo opaco y sordera.

Simplemente así es la vejez para un perro, manifestándose y sin dar pie atrás, como en el caso que les mostraremos a continuación y que tiene como protagonista a Buddy. Se trata de un chihuahua, que debido a la herencia familiar y sus años, comenzó a presentar un aspecto opaco y blanquecino en sus ojos, que resultaría en cataratas, y por consiguiente su ceguera permanente. Una situación que dejaría a su dueña afectada, ya que no logró descubrir el problema a tiempo como para revertirlo, y que por lo mismo le significarían ver a su pequeño golpeándose con las paredes e intentando avanzar con temor por la completa oscuridad.

O por lo menos eso pensaba, hasta que su novio encontró una excelente y muy simple solución: un collar con parachoques, que incluso, ya se ha patentado con diseños angelicales.

httpv://youtu.be/ThVXodCJ280

Puede interesarte