Por Juan David Montes
1 octubre, 2020

Este coche sí que zumbó.

Carol Howarth, una abuela de 65 años, detuvo su coche un domingo a mediodía en una calle de Haverfordwest (Gales) para hacer unas compras. Nunca esperó que, mientras tanto, la parte trasera de su vehículo fuera invadida por un enjambre de más de 20.000 abejas. El inusual espectáculo atrajo la mirada de muchos, por fortuna un experto en el manejo de esta especie apareció antes de que alguien tomara medidas que pusieran en riesgo al enjambre o a las personas allí presentes.

Tom Moses, guardabosque del Parque nacional de la Costa de Pembrokeshire, presenció la escena y de inmediato se contactó con dos miembros de la Asociación de Apicultores de Pembrokeshire:

“Estaba muy preocupado de que alguien pudiera resultar herido por el enjambre o alguien les hiciera daño en su intento de limpiar el coche, así que me detuve para de ayudar”. 

13267716_10156971975475525_3059678255253067921_n
Tom Moses

Moses comentó que a cambio obtuvo picaduras en su cabeza, cuello y la parte posterior de sus orejas.

13227091_10156971975775525_2244450640720749083_n
Tom Moses

Cuando Howarth retornó de sus compras, se subió al auto pensando que el problema se había resuelto. Sin embargo, en la mañana del lunes el enjambre estaba de nuevo sobre el maletero del vehículo.

13260193_10156971976610525_6658513401610966669_n
Tom Moses

Los apicultores llegaron a su casa y lograron remover al enjambre hacia las 6:00 p.m.

13227189_10156971976525525_5850655915773584043_n
Tom Moses

La explicación más sensata de este comportamiento señala que seguramente la abeja reina se encontraba atrapada en alguna parte del maletero y el comportamiento instintivo del enjambre fue perseguirla.

13232917_10156971976785525_1337087295667589095_n
Tom Moses

Sin embargo, la reina nunca apareció.

13237662_10156971976710525_8054829929919425788_n
Tom Moses

Durante esta época del año es usual que las abejas se retiren de su colmena en compañía de una reina para fundar una nueva.

Sólo que un coche en movimiento no es un hábitat muy propicio.

Puede interesarte