Antes de iniciar un fuego o cualquier acción medianamente peligrosa, debes tomar en cuenta las consecuencias. 

En gran parte del mundo la costumbre es quemar los campos de caña de azúcar tras la cosecha para limpiar la tierra, y así, comenzar de cero el proceso de producción. Esta, es probablemente la manera más rápida y económica de hacerlo, pero a la vez, de las más contaminantes, poco controlables y como le quedó demostrado a estos granjeros de Maharashtra, India, cuando escucharon un extraño sonido que les recordó a gatos chillando, de las más peligrosas.

Un sonido capaz de causar la alarma y que por suerte, hizo que los hombres se acercaran a los pastizales en llamas, para intentar ayudar al desamparado ser que apresaban. Pero lo que se encontraron, los dejó aún más alarmados. Se trataba de cuatro bebés leopardo, muy asustados y lo peor, con quemaduras en su hermosa piel manchada.

980x

Wildlife SOS

En pocas horas el grupo de rescate animal Wildlife SOS y el Departamento Forestal de la zona, se estaban haciendo cargo de los pequeños. Los pusieron en un lugar seguro, les hicieron exámenes y les limpiaron las quemaduras, que por fortuna eran de primer grado. A raíz de todo esto, concluyeron que lo más probable es que la madre se haya asustado con las llamas y calor, y que haya escapado sin darse cuenta de lo que sucedía. Y hablando de la madre… la gente local la vio a las pocas horas, rondando el sector donde los había dejado en un principio, por lo que los rescatistas, crearon un plan para generar el reencuentro.

980x-2

Wildlife SOS

Metieron a los leopardos bebé en una caja plástica y los dejaron en el mismo lugar donde los habían encontrado. Y tomando en consideración, que algún depredador les pudiese hacer daño, decidieron montar guardia hasta que la madre apareciera. Así, tras 8 largas horas y todas las esperanzas perdidas, la madre se acercó con mucho sigilo, lamió sus heridas, y uno por uno, los fue llevando con su hocico hasta un lugar seguro.

980x-1

Wildlife SOS

La familia reunida de nuevo, descansando y con la alegría de haber sobrevivido, conforman un momento digno de encapsular en el tiempo, pero que de todas formas, no deben dejarnos en un estado de paz. Los leopardos son cada día más comunes en las zonas urbanas, debido a que la selva pierde terreno todos los años a causa de las necesidades humanas de aceite de palma, caña de azúcar, madera, y así podría continuar enumerando eternamente.

980x-4

Wildlife SOS

Puede interesarte