Un misterio sin resolver.

El domingo 19 de junio, Karlee Trafford, una enfermera de Mississauga, Canadá, volvió a su casa y se encontró con una escena bastante alarmante. Su bebé de 3 años, un gato llamado Jaxon, saltó al sillón para saludarla y su expresión facial estaba como congelada, en medio de un grito mudo, con la boca abierta a más no poder.

980x-2 2
Karlee Trafford

«Fue bastante aterrador la verdad. Tenía la boca abierta permanentemente. Su lengua aún se movía como si estuviera bebiendo. Y desde algún lugar dentro de él, se sintió un suave maullido como suplicando por ayuda».

– comentó Karlee Trafford a la página web The Dodo. –

La chica utilizó sus conocimientos de enfermería para masajear el cuello del animal y ver si se relajaba. Nada sucedió, y por lo mismo decidió partir a toda velocidad hasta el veterinario más cercano. En el lugar tuvo que esperar durante 3 horas para que finalmente los atendieran. Y bueno, para ese entonces Jaxon ya estaba con la boca cerrada y no había aparentemente nada extraño.

980x-1 2
Karlee Trafford

Volvieron a casa mucho más tranquilos. Pero al día siguiente Jaxon volvía a encontrarse paralizado y con la boca completamente abierta. 

Karlee decidió volver al veterinario de inmediato y el gato fue sedado mientras su mandíbula volvía suavemente en su lugar. El personal de la clínica dijo que nunca había visto algo así. Aunque de todas formas se sugirió que podía tratarse de trismo, lo que puede ser producido entre otras cosas por la bacteria del tétano.

980x-3 2
Karlee Trafford

Para que esta opción fuese factible, el gato tendría que haber sufrido un accidente en el jardín y obtenido una herida infectada. Sin embargo la chica insiste en que nada le ha sucedido y que tiene todas sus vacunas al día.

Un misterio de la naturaleza que esperemos se pueda resolver lo antes posible.

980x-4 2
Karlee Trafford

¿Qué piensas que puede tener este gatito?

Puede interesarte