Por Leonardo Granadillo
28 septiembre, 2020

“Queda prohibida su presencia en eventos que pongan en riesgo su integridad física y solamente podrán ser usados en el rescate de personas en lugares de difícil acceso y situaciones de prevención”, indicaron las autoridades.

Sonia Córdova, una mujer en representación del Instituto Peruano de Asesoría legal del Medio Ambiente y Biodiversidad (Ipalema) interpuso una demanda hace dos años contra el Ministerio del Interior, por el uso de caballos en manifestaciones, marchas, espectáculos públicos y diversas actividades. 

De acuerdo a lo decidido por La Primera Sala Constitucional de la Corte Superior de Justicia de Lima, la demanda de acción popular fue bien recibida y ahora habrá una modificación en la ley.

La República

“Queda prohibida su presencia en eventos que pongan en riesgo su integridad física y solamente podrán ser usados en el rescate de personas en lugares de difícil acceso y situaciones de prevención”

–indicó Perú Antitaurino en Facebook–

La Policía Nacional del Perú (PNP) estará habilitaba para utilizar unidades móviles y de tecnología, pero los animales no podrán ser una opción al momento de detener a la muchedumbre.

EFE

“Este es un gran avance en la lucha por los derechos de los animales. Este gran logro es gracias a la Dra. Sonia Córdova, presidenta del Instituto Peruano de Asesoría legal del Medio Ambiente y Biodiversidad (IPALEMA), quien hace dos años interpuso dicha demanda”

–indicó Perú Antitaurino en Facebook–

Esto no hace más que hablar de lo bien que están decidiendo las autoridades peruanas últimamente en pro del bienestar animal. Este mismo mes, escuchamos como la Municipalidad de Lima aprobó el proyecto para erradicar las corridas de toros, ahora, se tendrá la debida consideración con los caballos que en muchas ocasiones salían lastimados por estar en medio de la batalla entre manifestantes y autoridades. Sin contar el daño psicológico y la tensión que les representa la situación.

EFE

Pequeños logros y avances que permiten a la nación ir en el camino correcto, uno en el que la población tenga respeto y consideración por todo ser vivo. Esperemos esto sea imitado en otros países de Latinoamérica.

Puede interesarte