Por Luis Aranguren
31 julio, 2020

Estuvo a punto de convertirse en comida en China, lugar en el que le cortaron su cola y dejaron sin piernas.

Lamentablemente aún muchos animales tienen que pasar por situaciones de maltrato, el mundo no ha tomado consciencia sobre lo importante que es protegerlos. Por suerte, hay quienes se encargan de hacer que tengan el mejor futuro posible, asociaciones y familias con sentimientos que los cuidan, protegen y tratan de salvarlos.

Esta es una historia que comenzó mal pero que afortunadamente pudo terminar de la mejor manera, una fuente de inspiración para que los animalistas sigan haciendo su importante labor.

Instagram / Emma Roo

Esta pequeña dálmata sufrió en un matadero de perros en Xi’An, China, ahí le cortaron sus patas delanteras y colas aunado al maltrato diario. No obstante, fue rescatada a tiempo y llevada a una clínica veterinaria en Beijing en 2017, donde pudo ser tratada.

En su rostro de se veía la desconfianza y el dolor por todo aquello que pasó en tan poco tiempo de vida, al menos había logrado ser atendida.

Instagram / Emma Roo

Fue así como los grupos de rescate en China se colocaron en contacto con una organización sin fines de lucro al sur de Florida, USA. Ahí llamó la atención de Misha Rackcliff Hunt quien sin pensarlo dos veces decidió adoptarla al verla en línea, dijo a Daily Mail.

«Debido a la naturaleza de sus heridas, sabemos que fueron infligidas por humanos, al parecer, esto es común con las razas ‘raras’ que son desmembradas y torturadas, Emma tiene miedo de cualquier sonido parecido a una motosierra, como secadores de pelo, aspiradoras y cortadoras de césped. Le faltan un par de dedos en la pata trasera que un veterinario determinó que es un defecto de nacimiento, por lo que se cree que fue descartada a una edad temprana ya que no sería vendida o adoptada».

-Misha Rackcliff Hunt

Ahora encontró en Misha este hogar que siempre le hizo falta, ella de inmediato le mandó a hacer una prótesis de ruedas delanteras. Esto se lograron gracias a una exitosa recaudación de fondos, donde rápidamente se llegó a la meta.

Instagram / Emma Roo

Ahora está mucho mejor y recorre su patio con tranquilidad, se siente amada y sabe que nada más le hace falta para ser feliz. Además asiste a terapia de masajes para mejorar mucho más rápido y recuperarse por completo, ¡qué afortunada fue de encontrar este hogar!

Instagram / Emma Roo

Esperemos que ningún animal tenga que pasar por esto o algo parecido, son seres vivos que respiran y sienten del mismo modo que nosotros, la mejor forma de demostrar que somos más inteligentes es cuidándolos.

Puede interesarte