Por Constanza Suárez
1 octubre, 2018

Apenas usó sus ruedas nuevas, Bernard comenzó a jugar y explorar. Ahora está en busca de un hogar definitivo.

Un tierno gatito que no podía usar sus patas traseras, fue encontrado vagando solitario por las calles de Oxnard, California, en Estados Unidos. Su situación era compleja y muy triste, pero a simple vista, se veía como que nada ni nadie podía detener al adorable felino.

La persona que lo rescató, llevó al pequeño Bernard hasta Servicios de Animales del Condado de Ventura, en Camarillo, del mismo estado. Uno de los técnicos veterinarios del refugio se acercó a Jenifer Hurt de Wrenn Rescues para ver si podía ayudar a cuidarlo.

Alissa Smith

Jenifer inmediatamente aceptó. Recogió al gatito y lo llevó al Oaks Veterinary Urgent Care en Agoura Hills, California para que la doctora Rachel Wallach lo examinara. El diagnóstico fue confuso, no estaban seguros de por qué no podía usar sus patas, probablemente se trataba de una dislocación, pero nada definitivo. Sin embargo, algo era seguro: debían quitar su vejiga, porque no podía orinar por sí mismo, contó Alissa Smith de Wrenn Rescues al sitio web Love Meow.

Bernard se fue a casa con Jenifer y enseguida notó que era un gatito inquieto a pesar del problema que lo aquejaba. Jugaba y exploraba el hogar con alegría, como si nada más importara en el mundo.

Alissa Smith

A pesar de que se le veía bien y contento, Jenifer decidió construir una silla de ruedas para Bernard a partir de un remolque de un automóvil de juguete. Un invento totalmente improvisado. Tan pronto como puso las ruedas en el gatito, él salió disparado por un poco más de diversión.

Durante los días siguientes, Bernard demostró que podía hacer cualquier cosa como cualquier otro gatito. “No tiene idea de que no es como los otros gatitos. Es un amor, le encanta acurrucarse y se hace amigo de todos”, contó Alissa al portal.

Alissa Smith

En tan solo una semana Jenifer ha observado mejoras en una de sus piernas y que ha llevado muy bien su relación sus nuevas ruedas.

Por estos días Bernard está a la espera de un hogar definitivo y en las próximas semanas, deberá chequearse de nuevo para ver como van las cosas con sus piernas. Además planean mejorar su carrito con ruedas más resistentes. Pero por ahora, “parece estar disfrutando de su nueva libertad”, dijo Alissa.

Alissa Smith

Después de jugar y correr, Bernard se acurruca con sus amigos felinos y ronronea para dormir. Es completamente feliz. Quizás deberíamos aprender algo de este pequeño y disfrutar sin preocupaciones, ni límites.

Mira un tierno video de Bernard:

Puede interesarte