Por Cristofer García
27 mayo, 2020

Afortunadamente, Carlos Estuardo Coy lo encontró y lo llevó a casa para ayudarlo. Ahora, el cachorro encontró un hogar y se siente mucho más alegre.

Un cachorro fue encontrado en estado de abandono guardado en una bolsa a la orilla de la carretera, con la fortuna de que alguien logró llegar a tiempo antes de que algo más grave sucediera. En esas circunstancias, se puede esperar lo peor, sin embargo, en esta oportunidad corrió con mucha suerte.

Que esto suceda es un delito contra la vida animal, porque dejar a un perrito recién nacido en ese estado es prácticamente condenarlo a la muerte. Esto sucedió en la ciudad de Cobán, en el centro de Guatemala, en el momento en que Carlos Estuardo Coy se dirigía a su trabajo, cuando se topó con el cachorro.

Carlos Estuardo Coy

«Me percaté de una bolsa a la orilla de la carretera y cuando iba pasando justo por ahí vi que en esa bolsa salía una cabecita de un perro de no más de 3 meses de edad. En realidad llevaba algo de prisa e iba un poco rápido en mi vehículo, pero al verlo me conmovió, ya que no pude hacerme el indiferente ante esta situación«.

–Carlos en conversación con Upsocl

«Por lo cual pare unos metros adelante y retrocedí. Bajé para ver qué estuviera bien y para mi sorpresa estaba vivo, con una herida un poco fuerte y muy asustado», agregó el rescatista del peludo.

Carlos Estuardo Coy

Carlos, quien se considera un amante de los animales y por quienes tomaría este tipo de decisiones, llevó el perrito a casa y decidió publicarlo en su página en Facebook Mascotas Perdidas en Cobán, en la búsqueda de una posible familia para el peludo. No pasaron ni 5 minutos cuando una mujer interesada le escribió para adoptarlo.

«Me escribió que ella quería hacerse cargo de él, que contaba con el espacio adecuado y que tiene otro perro rescatado. Me pareció la persona idónea para poder dárselo así que quedamos en que se llevaría al día siguiente», relató.

Carlos Estuardo Coy

«Tengo mucho amor por los animales pero por mis compromisos laborales se me hace difícil poder adoptar a uno», añadió Carlos, ante la circunstancia de no poder cuidarlo él.

Él sirvió como protector del pobre animal por una noche. Le puso cicatrizante en su herida, lo alimentó y le dio cobijo para dormir. Al otro día pudo encontrarse con la señora que sería la nueva familia del pequeño.

Carlos Estuardo Coy

En menos de dos días, el peludo pasó de estar abandonado en la calle a su suerte, triste y con posibilidades morir, a contar con un nuevo hogar para ser feliz. Según contó Carlos, él ha cambiado su estado de ánimo y ahora da más muestras de alegría, tal como lo hacen los cachorros.

Carlos Estuardo Coy

Se está alimentando correctamente y será llevado a servicios médicos para evaluar su salud. Casi como un milagro su vida cambió de un día para otro y no podría estar más alegre con su suerte.

Puede interesarte