Por Daniela Morano
24 abril, 2017

Tratarlo como ser vivo y no como decoración puede ser una quinta.

Muchos han estado en la situación de no saber qué hacer con su perro cuando se van de vacaciones. Si bien algunos pueden llegar a pagar por un hotel para mascotas o pedirle a algún conocido que lo cuide, muchos también los dejan solos por varios días. Pero no se imaginan lo que pasa con ellos cuando se sienten abandonados. Científicos revelaron recientemente que pueden pasar hasta una hora aullando, ladrando, o llorando una vez que todos salieron de la casa.

Dos expertos le contaron a The Daily Mail que los primeros minutos solos son los más estresantes para el perro. Alice Potter, científica de RSPCA dijo que, «la reacción a la separación viene después de que el/la dueño/a se va, casi 30 minutos después o en otros casos inmediatamente.»

El comportamiento más común es la desesperación por lo que comienzan a destruir cosas, a lanzarse contra la puerta, muchos sonidos (aullidos, ladridos), hacen caca y orinan. Otros síntomas menos comunes son el exceso de saliva, hacerse daño, vómito. El perro sabe cuando su dueño se va a de la casa, saben lo que no hacen rutinariamente. Por ejemplo poner cosas en bolsas o maletas, tomar las llaves y ponerse abrigos.

Alice Potter a The Daily Mail

Para muchos perros estas son señales de que algo malo sucederá y se pondrán ansiosos. Las próximas horas solos dependen de su personalidad.

La doctora Emily Blackwell asegura que perros «con problemas de separación no son capaces de aguantar mucho tiempo solos, incluso si el dueño/a sólo salió por unas horas. Normalmente pasan menos de un minuto descansando antes de pararse y comenzar a pasearse de un lado a otro. Su descanso se ve afectado».

Pero afirma que sí existen maneras de evitar esto. «Es importante no castigarlo si se orinó o destruyó algo mientras estaba solo, ya que eso lo hará sentir más ansioso. Es probable que se relaje y sienta menos ansioso si le dan de comer y juegan con él antes de irse».

Lo importante siempre es no olvidarse de las mascotas y tratarlos como objetos, antes que como seres vivos.

 

Puede interesarte