Por Lucas Rodríguez
13 junio, 2019

Ahora que su gato parece uno de esos juguetes de resorte, sabe que la próxima vez ella debe hacerse cargo de su mascota.

El mito dice siempre que los hombres no sabemos hacernos cargo de todo lo que tenga que ver con estética. No sabemos elegir ropa que nos quede bien ni tampoco sabemos escoger el corte de pelo que le va a sacar el provecho a nuestro rostro. Todo lo hacemos de manera práctica y eficiente, como si el mundo fuera un montón de baños que necesitan que se les reemplace la llave de paso: simple, preciso y eficiente. No hay espacio para la subjetividad en nuestro mundo. 

Hoy no venimos a poner esto en duda, principalmente porque el padre de la modelo y actriz Caitlin Christine comprobó lo que acabo de mencionar un poco más arriba. Cuando ella le pidió si podía llevar al gato de la familia al peluquero, asumió que no había manera de que padre cometiera un error. Al parece, no conoce bien a los hombres. 

@ollietheslinkycat

Caitlin aun no entiende bien qué es lo que su padre hizo mal. Las instrucciones eran simples: llevar al gato y que le rebajen el largo de su pelaje. Envés de eso, su padre cruzó la puerta con un gato que más bien parecía un reptil prehistórico. Ella lo rebautizó desde «Ollie» a «Ollie, el gato slinky», en referencia a esos alambres de juguete.   

@caitchristinee

Su madre no quedó demasiado feliz con la nueva apariencia de la mascota de la familia. Más bien, se asusta cada vez que lo ve. Pero las redes sociales opinaron distinto: el post original en que Caitlin presentó a su gato al mundo fue un éxito rotundo. Tanto así, que ahora abrió un Instagram dedicado solo a las fotos de su peculiar gato. 

@caitchristinee

Eso si, al padre de Caitlin no le permiten acercarse a más de 5 metros del gato. Quizás qué otros horrores es capaz de hacerle.

Puede interesarte