Por Andrea Araya Moya
2 julio, 2019

«Cuando lo vimos creímos que era una etiqueta en su cola, pero después notamos que era un anillo de matrimonio», dijo un pescador.

La cantidad de criaturas marinas que se ven en peligro por nuestros desechos es preocupante. Tortugas que mueren atoradas en redes, o animales que mueren con kilos de plástico en sus estómagos son solo algunos casos. Y, aunque muchos han tratado de frenar esta crueldad, hay algunos que no tienen ideas mejores que poner a propósito objetos en los cuerpos de estos animales.

Un grupo de pescadores atrapó un pez y se llevaron una tremenda sorpresa. No estaba atrapado en ninguna red ni nada, sino que tenía un anillo atado a su cola. ¿Cómo llegó ahí?

Esta es la historia.

Jim Nelligan

Un grupo de amigos compuesto por Jim Nelligan, Bob Nichols y John Massard estaban pescando en el Lago Michigan cuando se sorprendieron con la pesca. Habían capturado al pez durante un torneo que se desarrollaba en el lugar. El pez tenía algo atado a su cola. 

Al comienzo pensaron que se trataba de una etiqueta, pero la verdad vino cuando miraron más allá y descubrieron que era un anillo de matrimonio.

«Capturamos a este pez hoy. Alguien le ató este anillo de matrimonio, que tenía un solo diamante. No sé si es por divorcio o muerte, pero es una historia loca», dijo Jim Nelligan a Chicago Sun Times.

Los amigos notaron que el anillo tenía la inscripción «SDH Steel». Pensaron que era un dispositivo de rastreo, aunque es poco común que los investigadores aten etiquetas a los peces para monitorearlos.

No se imaginaban quién podía atar un anillo a un pez y dejarlo flotar en el lago. El descubrimiento se quedó como misterio por unos días hasta que alguien habló: el dueño.

El Capitán Jason Rose habló con Chicago Sun Times y dijo ser el dueño del anillo. 

Jim Nelligan

Jason ató el anillo con una tira de plástico en la cola del pez y lo lanzó al agua nuevamente. Según explicó, él y su esposa estuvieron casados por casi una década cuando decidieron divorciarse.

«Soy un guía pesquero, ella siempre estaba en contra de mis sueños y odiaba cuando pescaba. Cuatro años pasaron hasta el divorcio, sentí que debía deshacerme de ese anillo, pero no quería sólo quitármelo, así que encontré la mejor manera de deshacerme de él»

-Capitán Jason Rose a Chicago Sun Times

Jim Nelligan

Así mismo, explicó que ese anillo estaba «maldito» o así él lo creía, pues asegura que su vida «ha mejorado» desde que se liberó del anillo.

¿Será tan así? Quizá debió casarse con un pez y le habría ido mejor.

Puede interesarte