Por Camilo Morales
16 junio, 2022

Srinivas Gowda, de 42 años, trabajaba en una empresa de software pero se cansó de su vida monótona y decidió seguir su pasión: la ganadería y la agricultura.

Para muchos puede resultar un sueño renunciar a los típicos trabajos de oficina y salir de la monotonía y rutina que ofrece la vida moderna. Sin embargo, esos sueños también pueden ser difíciles de lograr, ya que no cualquiera los concreta.

Y si es que se piensa con mayor detalle, es necesario entregar mucho esfuerzo y sacrificio si es que se quiere abandonar un trabajo regular, porque hay gente que solamente depende de ese sustento para vivir.

Pixabay

Pero para aquellas mentes y personas arriesgadas, cada esfuerzo tiene su recompensa. Así lo pensó en algún momento Srinivas Gowda, un ciudadano de la India de 42 años, quien dejó su antigua y tediosa vida para dedicarse de lleno a una granja de burros creada por él. 

Según consignó India Times, este hombre de la ciudad de Karnataka renunció a su trabajo y fundó Aisiri Farms, dedicada a la cría de animales, servicios veterinarios y a la agricultura.

Deccan Herald

Srinivas se graduó de la universidad y siempre estuvo ligado a la computación. Y es que no por nada trabajó durante muchos años en una empresa dedicada al desarrollo de softwares, un rubro que es cada vez más cotizado.

A pesar del dinero que ganaba ahí y de la cantidad de trabajo que tenía, decidió que esa no sería más su vida. Así fue que le dijo a su jefe que no seguiría más y abriría una granja propia.

Deccan Herald

Al comienzo fue complicado, pero con el pasar de las semanas el recinto fue creciendo cada vez más. Srinivas tiene conejos, gallinas y 20 burros, con los cuales, asegura, ha ganado dinero a medida que ha ido vendiendo subproductos, como huevos y leche. 

Pero este éxito también fue cuestionado en su momento. Y es que muchos de sus cercanos se burlaron porque comenzaría a críar burros.

Deccan Herald

Este hombre ha decidido no hacer caso a las críticas y continuar en lo suyo. No por nada ha tenido pedidos de más de 1.200 dólares con la leche de sus animales.

Srinivas pretende continuar evolucionando más su granja y hacer crecer su población de burros, que se ha visto disminuida durante el último tiempo porque las lavanderías típicas de la zona, que los utilizaban como transporte y carga de ropa, ya no requieren de sus servicios.

Puede interesarte