Todos le decían que hacer eso en la calle… ¡era simplemente asqueroso!

Samantha Giles no es sólo famosa por ser una de las importantes actrices en la telenovela británica Emmerdale. La mujer se ha hecho conocida en su calle, en Liverpool, y poco a poco en las redes sociales de todo el mundo, por la técnica que utilizó para buscar a su amado gato que llevaba días perdido.

ITV

Y no, no fue la eficiencia -o falta de ella- que tuviera su truco… sino que lo impactante que fue.

Para que Bob (que sufre de epilepsia) encontrara el camino a casa, Giles dejó rastros de su orina dilatada por las calles cercanas a su hogar.

Fue cuestionada pero en su defensa dijo algo muy cierto: un amante de su mascota haría lo que fuera por no perderla.

Mercury

Y ese mismo deseo hizo que el gato, que efectivamente había olvidado el camino a casa, logrará recordarlo -suponemos que oliendo el líquido, pero nunca sabremos lo que pasa por la mente de Bob- y llegara a esperarlos a la puerta.

Esa noche Samantha y su esposo habían ido a una cena de caridad, y cuando se bajaron de su auto, vieron como la niñera se asomaba por la ventana gritando: “¡Bob está de vuelta!”.

La pareja y hasta la chica lloraban de alegría.

Mercury

Así que, independiente de lo que piense cada uno de esta práctica, podemos aplaudir que la historia tuvo un final feliz.