Por Antonio Rosselot
7 abril, 2021

Sterling Davis tomó un break en su carrera de rapero para ayudar en el refugio local de gatos en Atlanta (EE.UU), pero pronto descubrió que era una pasión. Vendió todo lo que tenía y se instaló a vivir en una van, cosa de poder ahorrar para pagar los tratamientos de los felinos.

Sterling Davis, un hombre de 40 años oriundo de Atlanta (EE.UU), decidió aplicar a un trabajo en la protectora animal local, haciéndose cargo de los desechos de los gatos. Dado que su carrera musical como rapero estaba en pausa, sólo buscaba mantenerse algo ocupado y ganar dinero con animales, los que siempre ha adorado.

Así fue como Davis comenzó a ayudar a la gente de la protectora en los operativos de TNR —Trap-neuter-return en sus siglas en inglés—, que consiste en atrapar con trampas a los gatos callejeros, llevarlos a la protectora para que los castren o esterilicen y después devolverlos a las calles.

Sterling TrapKing Davis

De esa manera, se controla la población de gatos callejeros y además sirven como una medida para controlar a ratones y otros roedores. Pero independiente del objetivo, Sterling se dio cuenta de que él era el único hombre y la única persona negra trabajando en el departamento de gatos.

Ese fue el minuto en que Sterling Davis cambió su vida: llamó a su banda y les comentó que no volvería a irse de gira con ellos. ¿Por qué? Porque decidió dedicarse en un 100% al rescate de gatos bajo su nuevo alias, “TrapKing”.

En 2017, Davis fundó la ONG TrapKing Humane Cat Solutions, con el objetivo de cambiar los estereotipos masculinos en el rescate de gatos y hacer un puente entre las comunidades negras y las organizaciones de bienestar animal, predominantemente blancas.

Sterling TrapKing Davis

“He visto que el rescate es considerado como algo difícil, tedioso, triste. Si la gente me puede ver y hago que esto se vea como la vida de una estrella de rock, se vuelve divertido, se puede hacer”.

—Sterling “TrapKing” Davis a Today

Cuando se le acabaron los ahorros, Davis vendió todo lo que tenía y se instaló a vivir en una van, cosa de poder ahorrar lo más posible para pagar las operaciones de los gatos y apoyar a su ONG.

Incluso reclutó a algunos niños del vecindario para que vigilaran sus trampas: por cada anuncio que recibía de un gato capturado, entregaba una cierta cantidad de dinero como recompensa a los pequeños.

Sterling TrapKing Davis

Las oportunidades fueron surgiendo rápidamente: cuando TrapKing se hizo más conocido, la Atlanta Humane Society se ofreció para costear todas las castraciones y esterilizaciones de los gatos que llevara, lo que era una gran ayuda: hasta ese minuto, Sterling no cobraba ni un peso por su servicio.

Hoy en día, Sterling pudo mejorar sus condiciones y compró un bus acondicionado para la vivienda, donde habita con sus gatos Bowie, Damita Jo y Alanis Mewisette. Espera viajar pronto por EE.UU promocionando la técnica del TNR y recaudando dinero para los refugios locales de animales.

“Creo que algo tan despojado como el rescate de animales puede ser un ejemplo de unidad y trabajo en equipo para el mundo, así que quiero transmitir eso”.

—Sterling “TrapKing” Davis a Today

Sterling TrapKing Davis

¿Y la música? Bueno, todo indica que por ahora tendrá que esperar…

Puede interesarte