Por Cristofer García
16 febrero, 2021

Gracias a la labor de la organización protectora de animales, Arcas, especialistas se acercaron al lugar y evaluaron la salud del animal. Estaba en buena forma y rápidamente se marchó nadando.

Un problema que a veces atraviesan los animales marinos es quedar atrapados en las playas cuando estos nadan cerca de las orillas. En esos casos, necesitan ayuda urgente para regresar al agua, como sucedió con este delfín en Guatemala.

Tal como se puede apreciar en una publicación de la organización protectora de animales de este país centroamericano, Arcas, en su cuenta en la red social Facebook, este cetáceo quedó varado en la arena de una costa al sur y algunas personas se acercaron para tratar de ayudar.

Arcas

Con suerte, se comunicaron rápidamente con la organización, que llegó al lugar lo más rápido que pudieron, para evaluar la situación. Todo resultó favorable para el animal.

“El día de ayer (15 de febrero) recibimos una llamada sobre un delfín varado en la playa. Por lo que se procedió a atender la emergencia. El delfín tornillo (Stenella longirostris centroamericana) de 2.10 metros de longitud, era adulto y no presentaba signos de deshidratación ni heridas visibles”, informó Arcas.

Unplash (foto referencial)

“Por lo que nuestro equipo de fauna marina de Hawaii, lo ayudaron, con apoyo de varias personas, a llevarlo de regreso al mar. Al ser liberado en altamar, nuestro equipo lo monitoreó alrededor de 20 minutos; el animal mostró el comportamiento enérgico y natural de su especie, realizando piruetas características del delfín tornillo“, agregó.

Este caso sirvió como ejemplo para esta organización invitar a la ciudadania a cuidar de la fauna silvestre, porque depende del buen actuar de los ciudadanos que estas especies se mantengan con vida, como sucedió con el delfín varado.

Unplash (foto referencial)

“¡Gracias a las personas que se preocupan y actúan en favor de la vida silvestre! Un agradecimiento especial los biólogos especialistas en cetáceos Julio Romero y Susana Tobar; a las personas locales de la aldea Las Mañanitas, en especial a Leonel Ávila, su hermano Tuco y a Antonio Grajeda“, dijo la organización.

Arcas

Además, también agradecieron a los voluntarios que cuidaron del animal mientras llegaban los especialistas. “Cuidar la flora y fauna de nuestro planeta, es responsabilidad de todos. Siempre, actuemos respetando y protegiéndolos“.

Puede interesarte