“Con frecuencia les damos a los animales la oportunidad de ‘conocerse’ como una forma de mantenerlos activos en el cuerpo y la mente. Parecía una elección obvia para nuestros perezosos y delfines tener la oportunidad de verse mientras estábamos temporalmente cerrados”, señaló un portavoz del acuario en Texas ante el cierre por el COVID-19.

Mientras algunos estamos arrancándonos los pelos en casa gracias a este encierro, en otros lugares como los acuarios, hay quienes disfrutan esta especie de “privacidad”. Y es que ante la falta de visitantes gracias a la cuarentena que ha generado el coronavirus, los animales que no la suelen pasar nada bien en los zoológicos o acuarios, se están divirtiendo.

Una prueba de ello fue lo ocurrido en el Shedd Aquarium de Texas (Estados Unidos), donde unos delfines no pudieron ocultar su emoción al recibir la visita de un vecino, un perozoso. A pesar de que digamos que… Los perezosos no son el animal más entretenido, los delfines se alegran muy fácilmente, son bastante espontáneos y no tratan de ocultar sus emociones, como demuestran en las imágenes:

TXStateAquarium

“Con frecuencia les damos a los animales la oportunidad de ‘encontrarse entre sí’ como una forma de enriquecimiento, lo que ayuda a mantenerlos activos en el cuerpo y la mente. Como algunos de nuestros animales más populares, parecía una elección obvia para nuestros perezosos y delfines tener la oportunidad de vernos mientras estábamos temporalmente cerrados. ¡Tenemos otro perezoso, Xena, pero ese día, estaba más interesada en dormir que en conocer a los delfines!”, señaló el personal a Boredpanda.

TXStateAquarium

Desconocemos lo que ocurre en este sitio, no somos amigos de los zoológicos ni de los acuarios, pero al menos nos contenta bastante que los animales estén recibiendo la posibilidad de salir y de interactuar con otras especies. Recordemos que no merecen estar como ‘presos’ todo el día solamente para que los recintos se lucren.

TXStateAquarium

Nuestros delfines han tenido la oportunidad de conocer a otros animales a lo largo de los años, incluidos los cocodrilos, un serval africano, una boa de cola roja y otros. Casi siempre tienen mucha curiosidad sobre los otros residentes del Acuario”, detalló el personal a Boredpanda.

No es el primer caso que oímos, supimos de un león marino al que le permitieron pasear y de unos pingüinos, ojalá copien el ejemplo y les sigan permitiendo pasear y conocer.

Puede interesarte