Por Camilo Fernández
22 noviembre, 2018

Comparable al interrogante de la construcción de las pirámides.

Si estás comiendo, probablemente esta no sea la información que quieras leer. No por eso deja de ser curiosa, así querrás seguir leyendo aunque ya tengas un trozo de algo en tu boca. Aquí va: los wombats defecan cuadrados.

A diferencia de cualquiera otras heces que conozcas, estos marsupiales de Australia desechan perfectos cubos. ¿Y cómo? Si sus traseros son como el de todo el resto.

Los wombats son pequeños constructores. Con su mismo excremento marcan el territorio, por lo que entre más grandes y olorosos mejor. Son como niños jugando con cubos de colores.

En una sola noche, estos animales pueden producir hasta 100 de estos «ladrillos», así que son bastante productivos con ellos.

Instagram @dchester1001

Lo que no se sabía hasta ahora es cómo hacían estos para que su caca quedara de esta forma. ¿Lo hacen ellos con sus propias manos o su cuerpo está adaptado para tal trabajo geométrico?

La pregunta fue resuelta por Patricia Yang, una ingeniera mecánica con postdoctorado del Instituto Tecnológico de Georgia.

Instagram @zeit

«Mi curiosidad se desencadenó cuando me di cuenta de que las heces cúbicas existen, pensé que no era cierto en primer lugar«, señaló a The Guardian.

Lo primero que hay que descartar es que no, los wombats no tienen anos cuadrados. Lo siguiente en la investigación descubrió que el excremento de ellos se solidifica en el último 8% del intestino.

«Los intestinos de los wombats tienen rigidez periódica, es decir, rígido-blando-rígido-suave, a lo largo de la circunferencia para formar heces cúbicas», explica la científica Yang.

Según ella, este método de construcción puede servirle a la raza humana. «Sería un método genial para aplicar al proceso de fabricación. Podemos aprender de los wombats y, con suerte, aplicar este método novedoso a nuestro proceso de fabricación. Podemos entender cómo mover estas cosas de una manera muy eficiente».

Puede interesarte