Por Alejandro Basulto
27 agosto, 2021

Por su parecido con la deidad egipcia, este anfibio fue llamado phiomicetus anubis. Un ser vivo que habitó la tierra hace unos 43 millones de años.

Recientemente en el desierto occidental de Egipto, científicos lograron identificar una nueva especie ballena cuadrúpeda, que vivió en la Tierra hace unos 40 años millones, luciendo un peso estimado de 600 kilogramos y una longitud de tres metros. Se trata del phiomicetus anubis, ser prehistórico que lleva ese nombre debido al parecido que tiene su cráneo con el dios egipcio Anubis, una de las deidades más importantes de esta mitología y que era conocida por ser la encargada de los muertos y por tener una cabeza de chacal.

Hesham Sallam / Twitter

Este hallazgo ayuda a entender de mejor manera la evolución de las ballenas. Debido a que previamente, además de hallarse otro fósil de ballena con cuatro patas, también se había descubierto que los antepasados de estos mamíferos era otros parecidos a ciervos que vivieron en el planeta a lo largo de 10 millones de años. Destacándose este presente hallazgo, por el hecho de que se trataría del primer tipo de ballena semiacuática que se ha avistado en África, ya que anteriormente, el fósil de un espécimen parecido fue encontrado en el 2011 en Perú.

Creyéndose que las primeras ballenas evolucionaron por primera vez en el sur de Asia hace unos 50 millones de años.

Hesham Sallam / Twitter

En el caso del phiomicetus anubis, este anfibio prehistórico además gozaba de mandíbulas fuertes, que las utilizaba para atrapar a sus presas. Información que puede ser leída en el estudio publicado por Proceeding of the Royal Society B. Ser vivo de la antigüedad que podía caminar en la tierra y nadar con facilidad en el agua, capturando principalmente su comida en los océanos.

“Fue un depredador activo y exitoso. Creo que era el dios de la muerte para la mayoría de los animales que habitaban junto a él. Descubrimos cómo sus mandíbulas feroces, mortales y poderosas eran capaces de desgarrar una amplia gama de presas”

– dijo Abdullah Gohar, principal autor del estudio, a DW

Alberto Gennari

El fósil fue encontrado en un estado parcial en la depresión de Fayum en Egipto, para luego ser analizado por científicos de la Universidad de Mansoura. No dejando de ser sorprendente como lo que ahora es un vasto desierto, antes fue una zona cubierta por el mar, dejando como su rastro una rica fuente de fósiles.

Puede interesarte