Por Catalina Yob
9 febrero, 2018

Muchos creen que él les salvó la vida, sin embargo fueron los felinos quienes se la salvaron a él.

Meses después de perder a su hijo en un fatal accidente de motocicleta, Chris Arsenault de halló un peculiar lugar que era habitado por cientos de gatos abandonados. A sus 58 años supo que tenía que hacer algo al respecto, ya que si los dejaba solos la mayoría encontraría la muerte en el hambruna o en alguna enfermedad. 

Fue allí en donde tomó la radical decisión de convertir su hogar de Nueva York en un santuario que alberga cerca de 300 gatos. Al llegar a casa, llevó de forma paulatina a los felinos al veterinario, para posteriormente alimentarlos y tratar las enfermedades que algunos padecían. 

The Happy Cat Sanctuary
The Happy Cat Sanctuary
The Happy Cat Sanctuary

La llegada de los animales no sólo logró darle algo que hacer con su tiempo libre, sino que terminó salvando su vida. La muerte de su hijo lo dejó completamente devastado y sin mucha fuerza para vivir por él mismo, por lo que el amor que le entregaron los gatos desde un comienzo significó para él un nuevo comienzo. 

Debido a que el tamaño de su casa no tenía capacidad para que vivieran 300 gatos, Arsenault expandió su terreno para que todos pudiesen vivir tranquilos. Hecho que se suma a las decenas de medicamentos con los que debe tratar a los gatitos enfermos, sin embargo él cree que cada peso vale, ya que a través de los remedios sus fieles compañeros siguen con vida. 

The Happy Cat Sanctuary
The Happy Cat Sanctuary

 

“Cuando abro la puerta de mi habitación, hay unos 50 o 60 gatos esperándome. La mayoría de estos gatos fueron abusados ​​o abandonados cuando llegaron al santuario, por lo que realmente ha sido realmente gratificante poder darles un hogar y un lugar donde sentirse seguros”.

So much for getting any sleep!!!!

Posted by Happy Cat Sanctuary on Monday, February 5, 2018


 

Te puede interesar