Por Daniela Morano
1 febrero, 2019

Si no hacemos algo pronto, no volveremos a ver osos polares nunca más.

Para quienes aún no creen que el calentamiento global es real, quizás ni estas imágenes los puedan convencer, aunque se puede intentar. Porque no queda duda de que el planeta está cada vez peor, y todo es culpa de nosotros como seres humanos por no cuidar del lugar el que vivimos. 

Las desgarradoras imágenes tomadas en la isla Nunavut Baffin y la isla Devon al norte de Canadá por el fotógrafo Florian Ledoux, muestran la rapidez con la que el hielo ártico está derritiéndose, dejando sin su hábitat natural a miles de animales. 

«Es difícil imaginar a depredadores tan impresionantes y poderosos siendo tan vulnerables. Pero el cambio climático a manos del hombre es difícil para ellos, así que su destino, sus vidas, están en nuestras manos«, aseguró la World Wide Fund for Nature. «No podemos darnos por vencidos».

Florian Ledoux
Florian Ledoux

Los osos polares en particular necesitan de una plataforma de hielo para conseguir comida en el océanos y muchos de estos trozos de hielo están ubicados en lugares que son estratégicos para ellos. Algunas zonas de cazas son más prósperas que otras.

Al igual que otros depredadores en la parte superior de la cadena alimenticia, los osos polares tienen una tasa reproductiva baja. Uno o dos crías nacen en pleno invierno y permanecen con su madre durante dos años. Y estas sólo se reproducen cada 3 años, mientras que las crías tardan hasta 6 años en formar su propia familia.

Florian Ledoux
Florian Ledoux

Si no cuidamos los océanos, eventualmente los osos polares no tendrán donde vivir y tampoco de dónde conseguir alimento lo que los llevará a la extinción más pronto de lo imaginado. ¿Se imaginan nunca más volver a ver a uno de estos adorables animales? Hace tiempo que ya es momento de hacerse consciente.

Puede interesarte