Por Romina Bevilacqua
22 septiembre, 2014

Parece la visión idealista de un estudiante de arquitectura sobre el futuro de la energía sustentable, pero es una foto de una planta solar de la vida real que comenzó a opera el 1 de noviembre de 2013 en Japón.

La Mega Planta de Energía Solar Kagoshima Nanatsujima, construida por el manufacturero de electrónicos Kyocera, se jacta de la vista de postal que tiene la bahía de Kagoshima y el volcán Sakurajima. Es además la planta más grande de Japón, con una capacidad de 70 megawatts. Eso es suficiente energía para 22.000 hogares japoneses. El proyecto de $280 millones es parte del esfuerzo nacional para invertir en energía limpia y renovable, ya que el país sigue luchando contra las consecuencias de la catástrofe nuclear de Fukushima. Las nuevas tarifas de alimentación han logrado convertir al país en uno de los mercados de mayor crecimiento del mundo.

Este gran campo de paneles solares no es la forma más eficiente de generar energía en términos de costos y de la cantidad de espacio que se necesita. Aún sí, es mucho más sensato considerar que Japón ha estado lidiando con alzas de precios de la energía producto del desastre  que dejó en tela de juicio todo el proyecto de energía nuclear.

Aunque la energía solar es mucho más cara que la energía nuclear, el Washington Post señaló el año pasado que “La mayoría de los consumidores piensan que vale la pena sacrificarse y que la energía nuclear tiene costos de limpieza y compensación ocultos que aparecen después de una catástrofe. Por otra parte, los combustible fósiles, liberan dañinos gases de efecto invernadero y debe ser importados de Australia, Rusia, Indonesia y del Medio Oriente”.

En otras palabras, estas hermosas plantas solares suceden luego de que un país se enfrenta a los costos sociales completos de las fuentes de energía más tradicionales. (En este caso, la catástrofe de Fukushima, abajo en la fotografía).

fukushima-disaster

Para promover la belleza de este proyecto, Kyocera abrió al público este proyecto, ofreciendo tours y construyendo una sala de proyección circular para visitas y exhibiciones científicas. Como señala Cnet´s Tim Hornyak, no es el primer atractivo relacionado a lo solar: existe también el Solar Ark de Panasonic, el cual resultó recordar las células solares Sanyo en un impresionante despliegue sobre cómo la energía fotovoltaica podría ser incorporada en el diseño de un edificio.

Mientras tanto, Estados Unidos está construyendo impresionantes proyectos de energía solar. La planta Brightsource´s Ivanpah, puede que no sea tan agradable en lo estético como el proyecto Kagoshima, pero con 337 megawatts es cinco veces más poderosa.

Original

Puede interesarte