Los orangutanes te lo van a agradecer.

El aceite de palma es comúnmente empleado en todo tipo de alimentos y productos de aseo que usamos en nuestra vida cotidiana. Se le considera como el aceite vegetal más consumido en todo el mundo e incluso podría parecer que se trata de un producto saludable: proviene de una palma africana. ¿Qué podría estar mal con este aceite? La respuesta es que su explotación está relacionada con graves daños al medioambiente habitado por indígenas y con la muerte de orangutanes así como otras especies.

Grandes áreas forestales se destruyen de manera constante con el propósito de cultivar palma africana.

Esta especie de palma es sembrada en Sudamérica, Norteamérica, Asia y África.

La producción de este tipo de aceite está vinculada con problemáticas tan graves como la deforestación, la degradación del hábitat, el cambio climático y la crueldad animal.

Una gran cantidad de animales ha sido maltratada, desplazada y asesinada en las selvas de la Isla de Borneo y Sumatra debido a que los bosques son despejados por medio de incendios que abren camino a los cultivos de palma africana.

Climbing trees! #nyarumenteng #savetheorangutan #redorangutangen

A photo posted by Emmelie de Forest (@emmeliedeforest) on

Muchos orangutanes y otros animales mueren quemados en los incendios. Otros quedan expuestos ante cazadores y comerciantes de animales salvajes.

Varios consumidores han exigido la posibilidad de identificar en el mercado a los productores sostenibles de aceite de palma, como en el caso de esta petición para que únicamente se comercialicen productos amigables con el medioambiente de los orangutanes.

Puede interesarte