Una historia de superación que nos inspira.

Esta historia, protagonizada por la esperanza, nos deja un sabor dulce: cuando simplemente se quiere salir adelante, ¡siempre se puede! Todo comenzó cuando el personal de Wayside Waifs , un refugio para animales con mucha historia en Kansas –fue fundado en 1944–, rescató a Hope.

Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-10.04.45
Fuente

La particular historia que hoy quiero contarles comenzó el año 2013, cuando la pastor alemán Hope (Esperanza), fue encontrada en un campo de Kansas, Estados Unidos. Una voluntaria de Wayside Waifs la encontró en el estado más deplorable: tiritaba, respiraba con mucha dificultad y estaba helada. La levantó del suelo, la metió a su coche y emprendió el viaje hasta el refugio, para ver si alguien aún podía salvar su vida. Sin embargo, al llegar se encontró con una terrible noticia: a Hope le habían disparado en su fémur izquierdo, el que estaba fracturado.

Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-10.04.33
Fuente

La historia de superación de Hope

httpv://youtu.be/eSYRPjnF0Xg

Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-9.56.26
Lisa Pickard, la voluntaria que encontró a Hope. Fuente
Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-9.57.22
Fuente

El diagnóstico fue claro, pese a que la bala no había tocado ningún órgano vital de Hope, sí había dañado profundamente su fémur.

Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-9.56.43
Fuente
Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-9.57.02
Fuente

La pierna de Hope debía ser amputada

Por supuesto, un perro amputado pierde muchos puntos a la hora de buscar un hogar que lo adopte. Probablemente Hope viviría, pero su pierna faltante bajaría mucho sus posibilidades de adopción.

Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-9.58.11
Fuente

Poco a poco y con mucho esfuerzo, Hope se fue recuperando de la amputación y saliendo adelante después del abandono y de la historia de maltrato. En su vida solamente había conocido miedo y dolor; por fin estaba al cuidado de gente que respetaba su vida y le entregaba cariño.

Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-9.58.49
Fuente

El mismo día que Hope fue amputada, se levantó y caminó por primera vez con sus tres patas. No fue fácil, Hope debió aprender a caminar de una nueva forma y adaptarse a una nueva vida, pero gracias a su esfuerzo y tenacidad, salió adelante.

Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-9.58.36
Fuente

Pero aún debía ser adoptaba, Hope necesitaba una familia que se hiciera cargo de ella y le brindara el calor de hogar que le había faltado durante toda su vida.

Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-9.59.42
Fuente

Un día, Justin Rangel ingresó al sitio de  Wayside Waifs, buscaba adoptar a un perro y miraba las fotografías de tantos  que aún no contaban con un hogar seguro. De pronto, se detuvo en la dulce carita de Hope, quien le robó el corazón de inmediato. Cuando llamó al refugio, estos le contaron la verdad sobre la pastor alemán: contaba sólo con tres patas a causa de la macabra historia de abuso que había protagonizado. Afortunadamente, este buen hombre no se hizo problemas y enterarse de esto sólo lo hizo amarla más y desear con más ganas tenerla de compañera de vida.

Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-10.02.01
Juston Rangel, el chico de buen corazón que adoptó a Hope. Fuente
Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-10.01.11
Fuente
Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-10.00.41
Fuente
Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-10.01.52
Fuente

La adoptó y hoy viven por fin juntos y felices.

Puede interesarte