Por Daniela Morano
25 octubre, 2018

“Estaba entrenado, era bueno con otros perros, con los niños, sabe cuándo sentarse”, dijo la mujer. Binx ahora se encuentra nuevamente en búsqueda de una familia que lo quiera y cuide.

Uno pensaría que cuando un perro es adoptado de un refugio, tiene asegurado un techo bajo el cual vivir y una familia que lo quiera. Una vida planeada y feliz. Pero no siempre es ese el caso, hay veces en que éstos son regresados sea porque se portaron demasiado mal, porque no era lo que la familia quería, quienes lo adoptaron no tenían suficiente dinero para gastos médicos, y así.

El refugio Arizona Animal Welfare League es hogar de cientos de perros que esperan encontrar una familia que los lleve a vivir con ellos. Uno de ellos fue Binx, quien tan sólo 48 horas después de ser adoptado, fue devuelto.

AAWLeague

“Es la primera vez que un animal vuelve porque era ‘demasiado bueno'”, comentó Michael Morefield, director de comunicaciones de AAWL, a The Dodo.

A comienzos de septiembre, un grupo de excursionistas encontraron a Binx vagando por el desierto solo. Cuando se les acercó, sabían que no podían abandonarlo. Durante un mes, cuidaron del tierno perro e intentaron encontrar a su dueño pero tenían mucho trabajo y viajes, los cuales no les permitieron buscar como hubiesen querido.

AAWLeague

Lo llevaron entonces al hogar de animales con la esperanza de que recibiera ayuda ahí. “Estuvo sólo un par de días en el refugio antes de ser adoptado y rápidamente se convirtió en nuestro favorito. Siempre había algún voluntario o empleado del refugio con él acariciándolo o dándole de comer”.

Cuando el refugio hizo un evento de adopción, sabían que Binx se iría ese día. “Había cientos de personas y perros, Binx estaba en su elemento. La familia lo conoció y hablaron con nuestro equipo, de ahí lo adoptaron”.

AAWLeague
AAWLeague

El problema con Binx es que se portaba demasiado bien: “Estaba entrenado, era bueno con otros perros, con los niños, sabe cuándo sentarse. La mujer dijo ‘es mucho para mi marido, él quiere un cachorro'”.

Si bien la decepción es evidente, el equipo del refugio está seguro de que pronto encontrará una familia que lo quiera y recibirá a cambio un perro leal, con ganas de compartir junto a su humano.

Puede interesarte