Por Valentina Miranda
9 septiembre, 2021

Gracias a la ayuda de muchas personas, Perejil –que había viajado 336 kilómetros– retornó a salvo con su familia.

Tener una mascota es de las mayores alegrías que se pueden vivir por los momentos que se comparten con el animal, el amor, la diversión, entre muchas otras cosas más. Por supuesto que esto también implica momentos de tristeza y angustia en ciertas ocasiones, como cuando estas se pierden. Una de las mayores pruebas a las que puede uno someterse.

Esto pasó con Perejil, un perrito comunitario de 10 años de vida cuyo rastro desapareció el miércoles en la ciudad de Copiapó en Chile. Desde ese entonces los vecinos comenzaron una desesperada búsqueda para lograr encontrarlo, en la que difundieron sus fotos en caso de que alguien lo reconociera.

Tras haber pasado un tiempo, una usuaria de redes sociales envió un mensaje privado en el que informó sobre un perro que vio y tenía las mismas características, pero este se ubicaba en el Terminal de Buses de La Serena. Es decir, en otra ciudad a 336 kilómetros aproximadamente.

Facebook: Peluditos Atacama Colitas Felices

Una de las dudas que surgieron a partir de esto, fue cómo llegó allá. El perrito se subió a un bus de pasajeros en Copiapó, alguien lo vio y seguramente lo dejó en el terminal de La Serena.

Una mujer y vecina de Copiapó llamada María José tenía más que decidido viajar para traerlo de vuelta en lo que son las cuatro horas de viaje, pero esto dependía de confirmar si Perejil seguía en el sitio o no. Es por esto que en las redes sociales pidieron ayuda para retenerlo en La Serena, y la agrupación @peluditos_atacama hizo el llamado en sus redes sociales.

Mientras que Perejil deambulaba en su casual destino, por el sector de Las Peñuelas, sin haber comido ni tomado agua, pero una buena samaritana le entregó un pastel de choclo para que se alimente, la señora Polett. Ella compartió fotos del pequeño porque de seguro alguien lo podía estar buscando, y se enteró de que era de Copiapó.

Atacama Noticias

Ella lo retuvo hasta que llegaron los amigos de María José para regresarlo a su casa en auto. El perrito ya se encuentra en Copiapó sano y salvo.

Atacama Noticias

Nada mejor que saber que existen personas que ayudan como sea en casos como este.

Puede interesarte