Por Ronit Rosenberg
26 noviembre, 2018

Nos hacen sentir seguros y acompañados 💖

Si tu entorno «no dog lover» te cree un/a loco/a por dormir en la misma cama con tu perro, ahora puedes reírte en su cara: todo este tiempo has estado disfrutando de un sueño perfecto gracias a tu adorado peludo de cuatro patitas, mientras ellos siguen sumido en la ansiedad de los problemas nocturnos. Y no lo digo yo, lo dice la ciencia. Comprobaron que, a diferencia de una pareja humana o un gato, los perros brindan calma y seguridad en la noche.

Y no, no están hablando de dormir solo con un perro guardián estilo Pastor Alemán; los peluditos pequeños también cuentan. No se trata de una seguridad de sentir que si llega un ladrón tu compañero canino lo espantará, sino que es una seguridad más interna, algo que brinda paz y calma y que permite alcanzar mejor el sueño profundo. 

Pixabay

Un estudio titulado  «Examinación de la calidad del sueño y rutinas de sueño de mujeres adultas en relación al vínculo con sus mascotas», en donde participaron 962 mujeres estadounidenses, determinó que el 55% de ellas duerme con al menos uno de sus perros en la misma cama, y el 31% lo hacía con su gato. Además, un 57% afirmó compartir cama con su pareja humana.

Pixabay

La investigación determinó que los perros tienen la habilidad de brindarnos comodidad sin perturbar nuestro sueño, incluso si el tuyo prefiere dormir bien acurrucado junto a ti provocándote un calor de los mil demonios en verano. Todas las que duermen con un perro, a diferencia de las que no (o con gatos) mostraron muchos mejores resultados a la hora de responder el cuestionario acerca de su sueño.

Pixabay

Otro estudio, publicado por la Sociedad Real de Ciencia, que trata sobre la macro-estructura del sueño en un perro adulto relacionado a sus experiencias durante el día, determinó que, al igual que los humanos, su sueño se ve afectado negativa o positivamente de acuerdo a lo que hayan experimentado durante el día. Si tuviste un día difícil con complejidades, lo más probable es que eso lo acarrees a tu noche y tengas problemas para concebir un buen sueño, y viceversa: Los peludos también.

Pixabay

Y aunque creas un poco ridículo que esto mismo le pueda ocurrir a un perro, pues ¿qué tipo de problemas podría tener un peludo querido en un hogar?, la investigación comprobó que es completamente cierto. Sus problemas claramente son de un nivel un poco más «básico»: si hoy comió bien, si le hicieron cariño, si lo retaron, si paseó lo suficiente, entre otros. Pero no dejan de ser problemas para ellos y los piensan durante su sueño.

Esto explicaría que hay una cierta sincronización de nuestros sentimientos y patrones de conductas durante el sueño, lo que nos permitiría dormir tranquilos y en paz a su lado. Así que ya sabes, cambia tu somnífero por un peludito. ¡Son lo mejor del mundo!

Puede interesarte