Por Juan David Montes
24 marzo, 2016

“Los acusados son una amenaza real para la población de elefantes”.

Xu Fujie y Huang Gin fueron hallados culpables de poseer 706 colmillos de elefantes. La justicia de Tanzania ordenó que paguen el equivalente a casi 50 millones de dólares o que, de lo contrario, sean encarcelados durante 30 años. Al parecer, esta medida demuestra el nuevo rumbo que el país africano está dispuesto a tomar en contra de la caza furtiva de elefantes.

5116055325_63073e17ec_o
oliver.dodd

Aunque la sesión tuvo que ser suspendida debido a que uno de los acusados por poco colapsa en el estrado a causa de la decisión de la corte, esto no detuvo la orden de confiscar el marfil poseído por ambos cazadores.

Los sujetos también fueron acusados de intento de soborno ante la policía y las autoridades del Departamento de Fauna Silvestre.

11330864553_eed2150765_o
Megan Coughlin

Los abogados encargados de la defensa manifestaron que apelarán en contra de la decisión pues, según ellos, hubo inconsistencias por parte de la corte al contabilizar 706 colmillos en el pliego de acusaciones, mientras que en el juicio se mencionó un total de 728 unidades.

Por su parte, el juez titular Cyprian Mkeha expresó su conformidad con las pruebas y los testimonios:

“Teniendo en cuenta las pruebas presentadas ante el tribunal y la enorme pérdida que la nación ha sufrido por la matanza de 226 elefantes, es obvio que los acusados son una amenaza real para la población de elefantes dentro de los límites de nuestro país”. (Vía The Citizen)

Los acusados ingresaron a Tanzania en 2010 y permanecieron allí hasta 2013, cuando fueron arrestados en Dar es-Salaam. Ambos mentían con respecto a su actividad comercial, posando como negociantes de ajo y productos marinos. De hecho, los colmillos confiscados fueron hallados dentro de bolsas de ajo en la casa donde vivían.

16543011419_e0f17c2baf_o
Maurice Koop

Se calcula que entre los dos son responsables de un cuarto de todos los asesinatos de elefantes en Tanzania ocurridos durante 2010 y 2013. Los 706 colmillos hallados en su posesión tendrían un valor de 3.1 millones de dólares y equivalen a 226 elefantes sacrificados.

Los acusados han manifestado que se consideran inocentes.

Puede interesarte