Por Constanza Suárez
8 febrero, 2018

La imagen es desgarradora. Y probablemente el pequeño oso no logró sobrevivir.

En un archipiélago noruego del norte del Ártico, Travis Wilkinson presenció una escena desgarradora: Un oso polar junto a su cría, bastante flacos y sin pelo en su piel, buscan desesperados algo que comer. El panorama es complejo porque no hay rastros de hielo.

Travis Wilkinson

Luego, los osos ven a una morsa varada, al parecer está durmiendo o muerta. El oso desesperado se acerca para cazarla, el cachorro le sigue los talones. La inspecciona con cautela y la toca. Pero la morsa se despierta y le da un susto al oso.

Travis Wilkinson

Es probable que el oso estuviera revisando para ver si la morsa estaba lo suficientemente débil como para convertirse en una potencial comida, dice Jon Aars, científico del Instituto Polar de Noruega en Noruega. Porque ellos normalmente cazan morsas.

Los osos polares adultos macho a veces cazan morsas, pero las hembras más pequeñas, especialmente cuando están desnutridas, carecen de la fuerza necesaria para derribar al depredador mucho más grande.

Travis Wilkinson

Los osos polares dependen del hielo marino para cazar. Pueden volverse particularmente vulnerables durante los meses de verano mientras esperan que regrese el hielo

Entonces la caza terminó de forma fallida:

Travis Wilkinson



Pero lo más triste, es que según informó National Geographic, parece que la hembra adulta no está lo suficientemente sana como para producir leche, por lo que si no encontraban comida, probablemente el pequeño murió poco tiempo después de la grabación del video.

Travis Wilkinson

Te puede interesar