Por Andrés Cortés
30 mayo, 2017

El terror que sufrieron estos dos cachorros hermanos era tanto que jamás se dejaban de abrazar.

La irresponsabilidad del ser humano tiene muchos matices y los perros callejeros son una de esta. En muchos países del mundo, los canes abandonados constituyen un número importante y deambulan por las calles en espera de que un alma caritativa los acoja o los alimente. Si esto no ocurre, la vida de estos podría llegar a su fin.

Para fortuna de estos pequeños, una persona miró más allá de las concurridas calles de China y divisó a estos dos pequeños cachorritos que se encontraban en una situación de terror y desamparo.

El terror que sufrieron estos dos cachorros hermanos era tanto que jamás se dejaban de abrazar.

Facebook Focus In China

Afortunadamente una monja budista los rescató y se los llevó a su templo, en donde les brindó amor, cariño y protección que tanto necesitaban. Aunque no por eso dejaron de abrazarse.

Facebook Focus In China

El perro mayor pareciera estar protegiendo a su hermano en todo momento. Aunque el más pequeño pareciera ser todo un travieso e intenta zafarse.

Facebook Focus In China

Pero el terror y miedo con el que llegaron ha desaparecido y ahora están tranquilos y relajados en el templo de las monjas budistas.

Facebook Focus In China

¡E incluso han aprendido algunas técnicas!

Facebook Focus In China

 

Facebook Focus In China

Ojalá existieran más personas como estas monjas que, al ver a dos seres tan pequeños y abandonados, sin pensarlo dos veces le dieron un hogar.

Puede interesarte