Por Juan David Montes
14 abril, 2016

Un pequeño detalle cambió sus vidas.

Existen varios casos de perros que permanecen todo el día atados a una cadena. Sin duda se trata de una situación que no debería ocurrir. Pero antes de juzgar a los propietarios de estas mascotas, más vale conocer la historia particular de cada uno, para así buscar una solución que mejore la calidad de vida de los animales. A esto se dedica la fundación Coalition to Unchain Dogs, que tiene sede en Estados Unidos.

Belinda es una mujer de edad avanzada. A pesar de contar con recursos limitados, decidió adoptar a Oreo y Mama, un par de perras que fueron abandonadas en su vecindario.

Sin embargo, debido a que el propietario de la casa donde vive Belinda no le permite tener mascotas en el interior de la vivienda y a que, además, ella no contaba con suficientes recursos como para construir una cerca, ambas perras tenían que permanecer afuera, atadas a sus respectivas cadenas.

Un día Mama se escapó pero fue encontrada por el personal de Control Animal, que se comunicó con Coalition to Unchain Dogs y regresó a la perra a su casa, en lugar de enviarla a un refugio.

La organización acudió al llamado y construyó una cerca para Oreo y otra para Mama, con sus respectivas casas y bastante paja, que les ayudará a sentir menos frío durante los días invernales.

Prepárate para ver sus reacciones:

¡Su alegría no pudo ser mayor!

¡Por fin pudieron correr, al menos un poco!

Su felicidad fue evidente:

Esta fundación también ayuda a que los dueños de mascotas con pocos recursos puedan vacunarlas y esterilizarlas. 

Puede interesarte