Por Lucas Rodríguez
6 abril, 2021

Crusoe y Oakley incluso vistieron una versión miniatura de la ropa de seguridad. Sin ellos, ese barco no habría ido a ninguna parte.

Este comienzo de año ha estado lleno de noticias extrañas o difíciles de explicar. Claramente todos nos despertamos para el comienzo del 2021 teniendo que hacernos a la idea de que la pandemia del COVID-19 aun no se acababa del todo: deberemos seguir viviendo en este régimen de cuarentenas y salidas a medias por un par de meses más.

@crusoe_dachshund

Luego nos enteramos que el juicio de Johnny Depp y Amber Heard se volvía cada vez más difícil y enredado, que Brad Pitt era arrastrado a una situación similar, e incluso, que la realeza británica se caía a pedazos.

@crusoe_dachshund

Dicho todo eso, nada fue más extraño que la noticia de que un enorme barco carguero comercial se había queda “atascado” (sí, de la misma manera en que a nosotros se nos puede quedar atascada una mano en uno de esos molestos paquetes cilíndricos de papas fritas) en el canal de Suez. Las imágenes hablaban por sí mismas: un descomunalmente grande barco carguero, varado en los bancos del canal. Para no creerlo.

@crusoe_dachshund

Equipos de rescate fueron enviados a la brevedad, comenzando una ardua temporada de trabajo que duró seis días, luego de los cuales, el Ever Given, como se llamaba el barco, pudo seguir su trayecto.

@crusoe_dachshund

Lo que no mencionaron con la importancia que se merecía, era que dos cachorros salchicha habían puesto de su parte también para rescatar al enorme barco. Se trata de Crusoe y Oakley, dos pequeños pero muy entusiastas cachorritos llevados al lugar por los rescatistas. Como si fuera poco, la dupla de rescatistas caninos se vistieron con la ropa correspondiente, en este caso, trajes reflectantes y cascos hechos a la medida. 

@crusoe_dachshund

En breves videos que fueron mostrados a todo el mundo, se puede ver a los cachorros cavando con todo el ímpetu que sus pequeñas patitas les permiten. De fondo al esfuerzo de los cachorros, podemos ver lo que a todas luces parece ser una enorme retroexcavadora, no haciendo ni el más mínimo de los esfuerzos. 

La conclusión a sacar de esto es solo una: si llega a ocurrir una situación similar nuevamente, no manden equipos de máquinas ni ingenieros. Más bien ocupen los recursos en mandar un escuadrón de cientos de cachorros salchicha listos y preparados para cavar en torno al barco. En el peor de los casos, al ver a los cachorros cavando tendremos la imagen más tierna de la historia de la humanidad. 

Puede interesarte